El Ministro de Salud porteño también se refirió a la citación que le hizo el juez Andrés Gallardo.

El Ministro de Salud porteño, Fernán Quirós; el Subsecretario de Atención Primaria, Gabriel Battistella, y la Directora General de Planificación Operativa, Paula Zingoni, brindaron este miércoles detalles de la situación sanitaria de la Ciudad en relación a la curva de contagios y su evolución, en el marco del distanciamiento social, preventivo y obligatorio por el coronavirus.

Quirós indicó que “al día de hoy hemos confirmado 212.573 casos, de los cuales se han recuperado 181.484 personas, han fallecido 6.349, lo que hace una letalidad para la Ciudad de Buenos Aires de 2,99%”.

Además, informó que “al día de hoy testeamos a 1.384.738 personas en la Ciudad de Buenos Aires, el 61,6% de ellas son ciudadanos porteños, con una positividad promedio de 9,5% en la semana, alcanzando una tasa de testeo cada 100.000 habitantes de 27.773”.

Con respecto al Plan de Vacunación contra el COVID-19, Quirós precisó que Argentina recibió “un primer embarque de 300.000 dosis, de las cuales nos han asignado 24.300 vacunas el 29 de diciembre, y con esa cantidad, 24.208 personas fueron vacunadas”.

El Ministro dijo que “ese primer componente vino acompañado del segundo, que fue entregado el 19 de enero en las mismas cantidades” y que “al día de hoy de esas 24.208 personas, 10.837 han recibido la segunda dosis”.

“Nos quedan aún 140.000 trabajadores de la salud por vacunar, y del último embarque hemos recibido 15.000 primeras dosis de la vacuna. Es decir que aún necesitamos uno o dos embarques más para poder completar esta primera etapa y luego pasar rápidamente a la segunda”, indicó. De esta tercera entrega, Quirós dijo que “hemos vacunado a 1.512 personas”.

Quirós defendió además el regreso de las clases presenciales, luego de la resolución tomada por el juez Andrés Gallardo de citarlo junto a la Ministra de Educación de la Ciudad, Soledad Acuña, para el 10 de febrero, siete días antes del inicio del ciclo lectivo, para que informes sobre los protocolos y los testeos que el Gobierno porteño pondría en marcha para cuidar al personal docente y no docente.

Si bien no quiso confrontar políticamente con el magistrado, Quirós aseguró que la falta de escolaridad presencial provoca “un daño irreparable” y planteó que no hay motivos para pensar en una suspensión de las clases en virtud de los protocolos de testeos aplicados por la Ciudad de Buenos Aires, que son de una “altísima calidad técnica”.

“La Justicia nos está preguntando sobre la estrategia de testeo y estamos dispuesto a explicarle (al juez) los detalles académicos y sanitarios por los cuales es correcto hacer una estrategia intensiva de testeos”, añadió.

“Si la Justicia requiere información para darle tranquilidad a los trabajadores y a los padres de cómo van a ser testeados, y estos sepan quienes en cuanto se enfermen sean identificados y se puedan aislar, desde ya para nosotros es importante hacerlo”, añadió el Ministro.

Quirós recordó que la misma estrategia se ha implementado con los trabajadores de la salud, de la seguridad y de los geriátricos y es muy particular dentro de las ciudades del mundo. “Hemos publicado científicamente esa experiencia porque es muy relevante e innovadora”, enfatizó.

“Lo que ha pasado con la pérdida de sociabilización y de presencialidad en la escuela ha sido un daño que para muchos niños ha sido importante, y se recuperará con el tiempo, en algunos quedarán secuelas, pero para muchos otros niños seguramente va a ser irreparable, sobre todo para los más vulnerables”, advirtió.

“Necesitamos la presencialidad para cuidar y acompañar a nuestro niños a su normal desarrollo y que tengan las oportunidades por igual. Esa estrategia es fundamental. Todo esto hay que hacerlo de manera cuidadosa, porque ambas cosas son esenciales: hay cuidar a los niños, a los trabajadores y a las familias”, concluyó el Ministro.

En relación al Plan DetectAR, Battistella dijo que “hasta el momento se han testeado a 281.658 personas, de las cuales 41.159 fueron positivas”.

Estos son los barrios vulnerables en los que está presente el Operativo DetectAR: Barrio 31, Barrio 1-11-14, Barrio 21-24, Barrio 15, Barrio 20, Barrio Carrillo y Barrio Rodrigo Bueno.

Y estos son los barrios en los que está presente el DetectAR Móvil: Balvanera, Flores, La Boca, Constitución, Barracas, Almagro, Palermo, Nueva Pompeya, Soldati, La Paternal, Chacarita, Parque Chacabuco, Boedo, San Cristóbal, Mataderos, Recoleta, San Telmo, Caballito, Villa Lugano, Villa Riachuelo, Parque Avellaneda, Villa Ortúzar, Parque Chas, Belgrano, Colegiales, Coghlan, Villa Urquiza, Villa Crespo, Núñez, Saavedra y Parque Patricios.

“En relación a los barrios vulnerables, se han diagnosticado 18.283 casos totales, de los cuales ya se han recuperado 17.026, fallecieron 291, lo que da una tasa de letalidad del 1,59%”, agregó Battistella.

En tanto, Zingoni anunció que en relación a los geriátricos “llevamos realizados 28.272 test, hemos podido diagnosticar 5.711 personas con la enfermedad, se han recuperado 4.521 y han fallecido 1.077”.