El número se eleva a 80 si se toma desde el primer caso y se incluye a institutos de detención. Se incluye a menores y personal.

En la última semana -del viernes 12 al viernes 19- se registraron 50 casos de coronavirus en hogares de niños, niñas y adolescentes de la Ciudad de Buenos Aires: 30 son menores y 20 personal de los hogares. La cifra incluye los hogares de menores con problemas de salud mental, algunos de ellos internados en hospitales neuropsiquiátricos, y fue relevada por la Comisión de Seguimiento del Tratamiento Institucional de Niñas, Niños y Adolescentes de la Defensoría General de la Nación.

El informe de la Comisión se eleva a 80 casos positivos desde que se registró el primero, en abril, en un empleado de uno de los hogares, y se incluyen los institutos de menores donde están alojados menores en conflicto con la ley. En esos casos los afectados son 41 niños y 39 personas que integran el personal de trabajo.

El pico de 50 casos en una semana coincidió con la curva ascendente y el récord de positivos que tuvo esa semana el AMBA, que incluye la Ciudad de Buenos Aires y el conurbano bonaerense, y que continúa elevándose en el inicio de ésta. Los hogares afectados en los últimos siete días son Nuestra Señora del Valle, Curapaligue, Vallecito, Apapachar y el PRONAT´S Adolescentes Mujeres.

En los hogares los casos fueron de 16 menores y cuatro adultos. Las fuentes consultadas señalaron que la mayoría de los casos son asintomáticos y que ninguno de los positivos derivó en un cuadro grave de salud. Pero cinco se encuentran internados en hospitales públicos, cuatro de ellos menores.

Desde la Comisión y “Hogares en red”, que nuclea a asociaciones civiles y fundaciones que tienen a su cargo los hogares, reclaman mejores medidas de atención y más fondos para afrontar la etapa de pandemia. Por su parte, desde el Ministerio de Desarrollo Humano y Hábitat de la Ciudad, de quien dependen los hogares, señalaron que se tomaron las medidas del caso. El 15 de junio, como medida preventiva, se efectuó el hisopado de todos los niños y niñas de estos hogares como de los y las trabajadoras que se encontraban en funciones en el momento, todos sin síntomas”, informaron oficialmente desde el Ministerio y agregaron que “todos los hogares de niños, niñas y adolescentes, de acuerdo a lo que indica el protocolo conjunto, elaborado junto al Ministerio de Salud de la Ciudad, cuentan con un espacio de aislamiento para casos sospechosos o que presenten síntomas compatibles con coronavirus”.

En la Ciudad hay 35 hogares que alojan entre 12 y 25 chicos que van desde recién nacidos hasta los 21 años. Trabajan en cada uno entre 20 y 25 personas. Desde la declaración de la emergencia sanitaria por el coronavirus aplicaron un protocolo estricto para limitar el ingreso de personas. Como todo lugar cerrado la llegada del virus iba a propagarse mucho más rápido que en otros ámbitos. De hecho, tres hogares que tuvieron casos de Covid-19 estuvieron cerrados hasta tres días, con todo el personal sin poder salir, hasta que estuvieron los resultados de los estudios.

Desde la Comisión le enviaron una nota a la directora General de Niñez y Adolescencia del Gobierno de la Ciudad, Carolina Díaz, en el que le solicitaron distintas medidas. Entre ellas que se aceleren los test y sus resultados, que haya un protocolo específico -que desde el gobierno sostienen que lo hay y es el “Protocolo de actuación ante sospecha de COVID-19 (Coronavirus) en un Hogar o Centro de Día y Noche de Niños, Niñas y Adolescentes CABA”, que haya más partidas presupuestarias especiales, que se entreguen más kits de limpieza y que se vacune contra la gripe en todos los hogares.

Cada hogar tiene un presupuesto mensual pero con la pandemia resulta escaso. Uno de los mayores gastos es en transporte. Una de las medidas que tomaron los hogares es pagarle el viaje en autos al personal que iba en transporte público para reducir las posibilidades de contagio.

Desde “Hogares en red” reclaman desde el inicio de la pandemia una partida de presupuesto extra mensual mientras dure el aislamiento obligatorio. Hasta ahora recibieron dos, una a fines de abril y otra a mediados de mayo que fue de entre 45 y 95 mil pesos, según el hogar. Pero reclaman que los gastos se acrecentaron y destacan que por el trabajo del personal se puede sobrellevar la situación. Parte de la crisis la afrontan con fondos propios o donaciones.

La misma situación se vive en los hogares u hospitales públicos con niños, niñas o adolescentes con problemas de salud mental o discapacidades. Allí hubo en la última semana 14 casos de menores y 16 trabajadores con Covid. Dos hermanos de 16 años internados en el Tobar García, el hospital mental para menores, fueron positivos y trasladados a hospitales. Por donaciones recibieron teléfonos para comunicarse con su familia ya que no tenían otra forma.

Un fallo de la justicia porteña ordenó a mediados de mayo la provisión urgente de elementos de protección para las personas internadas en los hospitales Borda, Moyano, Alvear y Tobar García. Reafirmamos la necesidad de que se implementen protocolos de actuación específicos, que contemplen las particularidades de la niñez y la adolescencia en todas las instituciones de salud mental dependientes del Gobierno de la Ciudad y conveniadas con él. En particular, es urgente determinar espacios de aislamiento para reducir el riesgo de contagio, brindar información adecuada y accesible para los niños, niñas y adolescentes a fin de que puedan entender sobre la enfermedad, sus riesgos y las medidas de prevención”, sostuvo en un comunicado “Infancia en deuda”, una ONG integrada por distintas asociaciones civiles.

Los primeros casos de Covid positivo en menores institucionalizados se dieron en los institutos de menores, donde están alojados niños en conflicto con la ley. El primero fue el 14 de mayo en el Centro de Admisión y Derivación (CAD) y a hoy se registraron 11 casos, tres de menores y ocho de personal.