“La situación salarial, la reducción de la jornada laboral y la precarización de los concurrentes” son los ejes del pliego de “reclamos inmediatos” presentado en la apertura de la mesa de trabajo de cara a una nueva ley.

Tras la batalla que ganaron el año pasado, al frenar la ley de residentes que el Gobierno de la Ciudad buscaba imponer para precarizarlos aún más, residentes y concurrentes de los hospitales porteños volvieron a movilizarse, ante la primera reunión formal con el Ejecutivo local. En el encuentro, la Asamblea de Trabajadores Residentes y Concurrentes de Ciudad de Buenos Aires presentó un pliego de “reclamos inmediatos” como punto de partida para la discusión de la que surgirá una nueva ley de la actividad.

El vocero de las asambleas, Sebastián Goin, advirtió que “la situación salarial, la reducción de la jornada laboral y la precarización de los concurrentes son cuestiones inmediatas a resolver, más allá de los tiempos de elaboración de una ley”.

“Las asambleas están instaladas en todos los hospitales, son nuestro capital y son vitales para la elaboración de la nueva ley. El Gobierno nos convoca porque sabe que no hay intermediarios, que representamos los reclamos de todas y todos los residentes y concurrentes, y que planteamos cuestiones de base, de todos los días”, dijo Goin en diálogo con la prensa. La discusión en asambleas, de hecho, continuó en los 29 hospitales y centros de salud porteños tras la histórica lucha del año pasado.

La apertura de la mesa de trabajo estuvo encabezada por el subsecretario de Planificación Sanitaria, Daniel Ferrante, y el director general de Docencia y Capacitación, Gabriel Villa Monte. También serán parte la UBA, la Asociación de Médicos Municipales, la Federación de Profesionales del Gobierno de la Ciudad -que acompañó el cese de actividades convocado este mediodía- y representantes de la Comisión de Salud de la Legislatura.

El pliego de tres puntos de resolución “inmediata” presentado apuntó al salario equivalente al cargo inicial de médico de planta, actualizado a partir de la paritaria, con participación de los residentes; a una jornada laboral semanal de 48 horas -las 64 horas vigentes no se respetan y hay residentes con jornadas de hasta 100 horas semanales- y al reconocimiento de les concurrentes como trabajadores, con derecho a salario y ART. Hoy 1440 trabajadores ad honorem sin ningún tipo de cobertura.

Goin, residente del Hospital Argerich, valoró como “positivo” el primer encuentro con los funcionarios porteños y adelantó que antes del viernes esperan la convocatoria a una segunda reunión, en la que aguardan contar con una respuesta del Gobierno porteño. De no ser así, convocarán a una movilización el próximo 2 de marzo.