Se trata de la huerta La Chacrita, sus integrantes aseguran que fue intencional.

“El pasado domingo 9 de diciembre incendiaron, intencionalmente, el vagón de madera donde guardábamos las herramientas y semillas de la huerta, y otro vagón dentro de la huerta donde planificábamos criar hongos comestibles”, comienzan a relatar los integrantes de la huerta comunitaria La Chacrita por medio de un comunicado.

En el mismo indicaron que los daños materiales son “importantes”. “Perdimos, además del lugar donde guardábamos todo lo que usábamos cotidianamente para las tareas de la huerta, nuestro banco de semillas agro-ecológicas, las herramientas (los mangos de madera o plástico de todas), mangueras de riego por goteo, manguera reforzada de riego, ropas de trabajo, gran parte de nuestra biblioteca, preparados medicinales, elementos de cocina y mucho más”.

Nahuel, referente del espacio comunitario, relató: “El domingo, a eso de las 8 de la mañana, unos vecinos subieron unos videos que mostraban el humo saliendo de La Chacrita, avisaron a la policía y a los bomberos, que apagaron el incendio y llevaron un perro especializado para realizar pericias y determinar cómo y con qué material se originó el fuego. Lamentablemente el vagón se perdió. Es una lástima porque era un vagón centenario y había también una cuestión afectiva”.

La huerta comunitaria tiene más de 10 años de historia como parte de la Mutual Sentimiento y de El Galpón, este año se vio “muy afectada por haber tenido que ser ‘mudada’ a consecuencia de las obras que impulsa en el barrio el Instituto de Vivienda de la Ciudad”.

Si bien los integrantes de la huerta comunitaria no tienen certezas de quién pudo haber realizado lo que llaman un “atentado”, se intuye que existe un patrón que se repite en la Ciudad con ejemplos como el incendio en la huerta de Saavedra, robos en el Bosque Urbano de San Martín, el desalojo de Velatropa y Viccu. Por ahora, sólo resta esperar las pericias de los bomberos y ver si logran determinar, al menos, con qué se inició el fuego.

Para poder volver a funcionar piden donaciones de semillas agro-ecológicas, palas, picos, mangos de herramientas, ropa de trabajo y sombreros, mangueras de riego por goteo y también para regar, bibliografía huertera.