El Jefe de Gobierno porteño habló sobre la detención de los sindicalistas que interrumpieron el servicio y dijo que se trata de un gremio ilegal.

Horacio Rodríguez Larreta defendió el operativo policial del día de ayer en la línea H, que derivó en los incidentes con los metrodelegados y la detención de 16 sindicalistas que habían interrumpido el servicio.

“Es un delito cortar el transporte público y por eso la Policía actuó”,señaló esta mañana el Jefe de Gobierno porteño.

En diálogo con radio Mitre, Rodríguez Larreta dijo que, a los metrodelegados, de alguna manera hay que sacarlos de las vías”. Y explicó:“Hay que hacerlo como dice la ley, partiendo de la base que la Constitución Nacional le da estabilidad al empleado público. Para hacerlo bien, tenemos que cumplir con la ley y es lo que estamos haciendo y por eso reaccionaron, porque saben que estamos dando los pasos que tenemos que dar”.

Para el jefe porteño, la huelga del martes fue“realmente inentendible”, ya que “los metrodelegados no son un gremio oficial”, según un fallo de laCorte Suprema. El paro está fuera de la ley porque el gremio de los metrodelegados es ilegal”, afirmó.

Una cosa es hacer una huelga y otra cosa es cortar el servicio. Ellos no sólo no fueron a trabajar, se metieron en la vías para que aquellos que querían trabajar no pudieran hacerlo”,agregó. Y adelantó que se les descontará el día y aplicarán sanciones a los responsables.

“No podés rajar a un tipo de un día para el otro. Es la diferencia entre el sector privado y el sector público. En el sector público hay que hacer una serie de sanciones antes. Primer paso, les descontamos el sueldo y por eso cortaron las vías. Seguiremos sancionando a los que corten de manera ilegal”, agregó el jefe porteño.

Este martes al mediodía, 16 sindicalistas, entre ellos el líder Néstor Segovia,fueron detenidos en medio de una huelga en las líneas H y E en rechazo al acuerdo paritario firmado por la Unión de Transporte Automotor(UTA), acusados de cortar las vías y obstruir la partida de las formaciones conducidas por los empleados que no se sumaron a la medida de fuerza.