El Parque está ubicado entre los barrios de Balvanera y Almagro. Hay interrupción de obras.

El Parque de la Estación está ubicado sobre la calle Presidente Tte. Gral. Juan Domingo Perón 3326, entre Gallo y Anchorena, toma parte de los barrios de Balvanera y Almagro. Vecinos de las Comunas 3 y 5 lucharon por ese espacio verde durante más de 20 años, forjados por la necesidad de ampliar la cantidad de metros cuadrados de un pulmón verde debido a que ambos barrios “son los más poblados de la Ciudad y los más carentes de estos espacios”, expresan los vecinos.

Los terrenos que estaban desafectados del uso ferroviario de la estación del Ferrocarril Sarmiento fueron reciclados en espacios públicos, pero recién en 2016 la Legislatura porteña aprobó por unanimidad la Ley N° 5734 que da nacimiento al Parque de la Estación. Vecinos y vecinas aseguran que en los últimos meses el estado del parque empeoró por el abandono del Gobierno porteño.

La norma establece que la construcción del Parque debía realizarse en dos etapas, pero en seis años la gestión de Horacio Rodríguez Larreta apenas concluyó la primera y luego el lugar quedó al resguardo de sus habitantes, como consecuencia de la desidia del ejecutivo porteño. Luego de mucho tiempo, la Legislatura porteña logró sancionar un pedido de informes del Frente de Todos sobre el estado de conservación del Parque, y sobre el desarrollo de la segunda etapa de este proyecto.

El documento pide explicaciones a la Ciudad sobre el “estado de diseño e implementación de la obra pautada para el sector”; deberá informar “respecto del arreglo del sistema de agua que se encuentra fuera de uso”; e indicar “cuándo se realizará la refacción de los bebederos, que se encuentran hace más de dos años inutilizables”. El estado de abandono no es sólo estructural, también incluye falta de mantenimiento en todo el espacio público, razón por la cual deberá informar, además, el detalle de “días y horarios de limpieza, días y horarios de poda, riego y mantenimiento de la vegetación nativa y mantenimiento de dichas plantas”.

“Estamos muy contentas con la sanción en la Legislatura porque la verdad que, desde enero hasta la fecha, el estado del parque está mucho peor. Siempre nos dicen que están buscando presupuesto, o qué material conviene poner, pero no hacen nada”, señala Cecilia Chávez, vecina y coordinadora del grupo Ambiente y Ecología del Parque de la Estación. “Respecto a lo que es el sector de juegos prácticamente están todos rotos, la vegetación muy descuidada. Desde que se inició el Parque nunca pudimos disfrutar de este espacio tan hermoso como hubiéramos querido. El espacio del parque del lado Bartolomé Mitre, que es la otra mitad, el Gobierno porteño no comenzó ninguna obra”, suma Chávez.

Entre los argumentos del pedido de informes, los diputados porteños aseguran que el Parque “es un proyecto comunitario impulsado por diferentes organizaciones vecinales desde el año 2000” y que la Comuna 3 cuenta con apenas 0.4 metros cuadrados de espacio verde por habitante, mientras que la Comuna 5 0.2 m2. Cabe destacar que “a nivel mundial, las recomendaciones internacionales sugieren que la cantidad de espacio verde por habitante en una ciudad debe ser de aproximadamente 10 metros cuadrados y que la Ciudad tiene un poco más de 6 metros cuadrados de espacios verdes por habitante. En particular, en lo que hace a las Comunas 3 y 5, nos referimos a dos comunas que no cuentan con espacios de esparcimiento, recreación, arboledas y terrenos absorbentes, todos factores fundamentales para una mejor calidad de vida”, detalla el documento aprobado en la Legislatura.

El Gobierno porteño no solamente dejó en estado de abandono, los juegos, la vegetación y todo el espacio público verde que conforman el Parque de la Estación, tampoco resguarda los galpones del lugar que guardan una importante historia de ambos barrios. Por esta razón, el pedido de informes aprobado ordena a la gestión de Rodríguez Larreta, que deberá informar el motivo por el cual aún no se han quitado los grafitis de las paredes, puertas y portones del galpón, que es un edificio con valores patrimoniales, protegido por el GCABA. El documento sancionado en la Legislatura, aclara que estos trabajos de cuidado sobre el patrimonio histórico, “deberán realizarse con técnicas y elementos de restauración apropiados para el cuidado” sobre dicha estructura, y agrega que “se deberá generar acciones futuras que garanticen que estos hechos nos vuelvan a suceder. Informe respecto a la totalidad del equipamiento urbano que se encuentra en el parque sin mantenimiento alguno, acciones a concretar en bancos, mesas, juegos para niñas y niños”.