La Policía de la Ciudad sumó 324 nuevos oficiales que egresaron de su VI Promoción en el Instituto Superior de Seguridad Pública (ISSP), tras dos años de instrucción.

El acto, en la sede del Instituto Superior de Seguridad Pública (ISSP), fue encabezado por el Jefe de Gabinete porteño, Felipe Miguel y el Ministro de Justicia y Seguridad, Marcelo D’Alessandro.

Se trató de la primera ceremonia de egreso con la presencia de familiares e invitados, luego de dos años de restricciones impuesta por la pandemia.

También asistieron el Subjefe de la Policía de la Ciudad, comisario general Pedro Carnero, el Director del ISSP, Gabriel Unrein, quien tomó la jura a los flamantes oficiales, y funcionarios del Ministerio de Justicia y Seguridad y plana mayor de la Policía.

De estos 324 nuevos efectivos que comenzarán en lo inmediato con sus tareas al servicio de la comunidad, son 176 mujeres y 148 hombres, para acumular la fuerza 6.564 oficiales desde su creación en 2017.

Justamente, Miguel destacó entre los aspectos salientes de esta ceremonia el hecho que “después de dos años de pandemia, es la primera ceremonia que se puede hacer con invitados, familiares y seres queridos”.

“Quiero que sepan que para sus hijos, sus nietos, sus parejas, son héroes y son motivo de un enorme orgullo para todos los ciudadanos de Buenos Aires”, dijo el Jefe de Gabinete dirigiéndose a los familiares, y a los nuevos oficiales les aseguró que el Gobierno va a estar “acompañándolos y apoyándolos en un 100 por ciento”.

Por su parte, D’Alessandro resaltó: “Es un honor y un orgullo darles la bienvenida a estos nuevos hombres y mujeres de la Policía de la Ciudad” porque serán los que “garanticen que vecinos y vecinas puedan ir de su casa al trabajo y del trabajo a su casa en paz y seguros”.

El ministro destacó que los nuevos oficiales “van a ser parte de una de las instituciones de mayor prestigio en el país”.

Dirigiéndose a los familiares, D’Alessandro los consideró “el pilar en el que al final del día los nuevos policías se van a apoyar, son el motor que hizo que puedan llegar hoy hasta acá”.

Carnero, por su parte, dijo que la Policía necesita “de muchos jóvenes con ganas de construir, se servir al prójimo, a nuestros vecinos, a toda persona que circula por la Ciudad de Buenos Aires y a todo turista que viene a visitar nuestro territorio”.

El Subjefe de la Policía además les pidió que “sean responsables, porque ser responsables da tranquilidad, da confianza y les permite llegar al objetivo”.

Finalmente, Unrein felicitó a los nuevos oficiales y advirtió que “esto es el principio de una larga carrera policial, ya que el mundo de la criminalidad común y compleja requiere policías más preparadas y una capacitación permanente”.

Los Cadetes cursaron gran parte de sus estudios durante la pandemia, ya que iniciaron la carrera en julio de 2020 y tuvieron una formación de dos años, según la política implementada en 2019.

Estos efectivos recibieron el título de Técnico Superior en Seguridad Pública – Oficial de Policía, homologado por el Ministerio de Educación.

Los Cadetes adquirieron conocimientos de Derecho Penal, Política Comunitaria, Criminología, Derecho Constitucional y Derechos Humanos, Derecho Procesal Penal y Contravencional, Primeros Auxilios y Protocolo General de Actuación Policial, entre otros.

Todas estas materias fueron dictadas por profesores universitarios, jueces y fiscales.

Desbarataron un desarmadero ilegal en Parque Avellaneda: un detenido y más de 150 autopartes secuestradas

La Policía de la Ciudad desbarató un desarmadero ilegal que funcionaba en el barrio de Parque Avellaneda y detuvo a su responsable, además de secuestrar más de 150 autopartes que se comercializaban por redes sociales.

Personal de la División Sustracción de Automotores, perteneciente al Departamento Delitos de Sustracción de la Policía de la Ciudad, realizó tareas de ciberpatrullaje mediante las cuales pudo constatar que por medio de las redes sociales se vendían autopartes sin el respaldo legal, cometiendo una infracción a la Ley 25.761.

Fue así como los efectivos, en conjunto con personal del Cuerpo de Investigaciones Judiciales (CIJ) y la Agencia Gubernamental de Control (AGC), llevaron a cabo un allanamiento en una propiedad ubicada en la calle Laguna al 1400, ordenado por el Juzgado Penal Contravencional y de Faltas N° 27, a cargo de la doctora María Carolina De Paoli, y con intervención de la Fiscalía en lo Penal, Contravencional y de Faltas N° 31 del doctor Carlos Fel Rolero Santurián, Secretaría de la doctora Natalia Deluca.

Una vez dentro del inmueble, los oficiales identificaron al responsable del lugar, un hombre argentino de 50 años de edad, y corroboraron que se trataba de un galpón de amplias dimensiones que tenía la fachada de un taller mecánico, pero en realidad era un desarmadero de autos de dudosa procedencia para su posterior acopio y comercialización de las autopartes por medio de las redes sociales.

Dentro del galpón, los efectivos encontraron cuatro vehículos (un Chevrolet Corsa negro, un Volkswagen 1500 de color naranja, un Honda Civic blanco y un Volkswagen Gol gris), los cuales fueron examinados por peritos sobre su numeración de motor y chasis.

Además, se hallaron 157 autopartes ilegales (2 tapas de válvulas, 2 tapas de cilindro, 5 paragolpes, 1 capot, 6 ruedas completas con sus correspondientes llantas, 39 cubiertas, 1 baúl, 12 amortiguadores, 12 ópticas delanteras, 8 ópticas traseras, 1 puerta, 7 cuerpos mariposas, 5 compresores de aire acondicionado, 5 radiadores, 4 taleros, 8 volantes, 2 filtros de aire, 12 espejos, 3 múltiples de admisión, 4 burros de arranque, 1 servofreno, 1 parrilla, 1 cigüeñal, 6 alternadores, 1 turbo, 1 máquina levantavidrios, 4 cuerpos de direcciones y 3 guardabarros) y un teléfono celular.

Todos estos repuestos carecían de la oblea del Registro Único de Desarmaderos y Actividades Conexas (RUDAC).

Al consultar con el magistrado a cargo, se dispuso la detención del responsable del lugar y el secuestro del dispositivo electrónico y de las autopartes halladas.

La AGC procedió a clausurar el galpón, que tenía un entrepiso no habilitado, y se hicieron contravenciones por existencia de tres matafuegos vencidos y falta de luces de emergencia y señalización del portón de salida.

Colaboraron en el operativo, la Unidad de Fiscalízación Integral (UOFI), la Dirección General de Fiscalización y Control (DGFYC), la Unidad de Investigaciones Complejas y personal de Logística.