Lo afirmó el titular del Juzgado Nacional de Menores 4, Alejandro Cilleruelo

El titular del Juzgado Nacional de Menores 4, Alejandro Rodolfo Cilleruelo, el magistrado que intervino en las primeras instancias de la investigación del homicidio del Lucas González por parte de efectivos de la Policía de la Ciudad consideró el viernes que “los únicos y verdaderos imputados» resultaron ser los policías”, al desvincular definitivamente del caso a los tres adolescentes que acompañaban a la víctima.

En la resolución, el titular del Juzgado Nacional de Menores 4, Alejandro Rodolfo Cilleruelo, le prohibió la salida del país a los tres policías implicados en la causa y se declaró incompetente, luego de haber sobreseído a los adolescentes que viajaban en el auto al determinar no sólo que no cometieron delito alguno, sino que fueron «víctimas» de los oficiales.

«La policía en una democracia no puede actuar bajo ningún concepto de modo subrepticio y sin debida identificación, menos cuando están ordenando la detención de un vehículo del cual como se comprobó no partió agresión de ninguna naturaleza», sostuvo Cilleruelo.

«Los únicos y verdaderos imputados en autos resultaban los policías», concluyó el juez en la resolución, en la que dejó asentado que los adolescentes sobreseídos «como todo parece indicar, fueron víctimas de la policía».

«No surge que el accionar del personal policial haya sido una actuación clara para que las personas a quien iba dirigida la orden de detención pudieran circunscribirse y actuar conforme ella», explicó el magistrado.

El juez de Menores también ordenó la autopsia de González, que se realizó el viernes en la morgue judicial del Cuerpo Médico Forense, en la calle Junín al 700.

Los fiscales pidieron la detención de los tres policías que atacaron a Lucas González

El pedido fue firmado el viernes por la noche por los fiscales Leonel Gómez Barbella, a cargo de la Fiscalía Nacional en lo Criminal y Correccional 32, y el fiscal Andrés Heim, a cargo de la Procuraduría de Violencia Institucional (Procuvin).

De esa manera, los fiscales que investigan el crimen de Lucas González solicitaron la detención de los tres efectivos de la Policía de la Ciudad que participaron del operativo en el que fue asesinado el adolescente el miércoles último en el barrio de Barracas.

Se trata del inspector Gabriel Isassi, el oficial mayor Fabián López y el oficial José Nievas, quienes se desempeñaban en la brigada de Sumarios e Investigaciones de la Comuna 4 de la Policía de la Ciudad.

Los tres quedaron acusados del delito de «homicidio agravado por haber sido perpetrado por miembros de las fuerzas policiales abusando de sus funciones», el cual prevé la pena de prisión perpetua en un futuro juicio oral.

Además, los fiscales pidieron que se dicte el secreto de sumario y rechazaron las eximiciones de prisión que habían solicitado los tres policías involucrados a través de su abogado, Alfredo Oliván.

También, entendieron que, estando en libertad, los policías pueden «amedrentar y hostigar a testigos y familiares, más aun conociendo los pormenores de un proceso penal por la función propia».

«Cabe destacar que este riesgo se torna especialmente grave en investigaciones vinculadas a delitos como los que nos convocan, en los cuales no pueden descartarse que, por su entidad, haya causado repercusiones psíquicas en las víctimas, que impacten negativamente sobre su voluntad de colaborar y testimoniar en el marco de la investigación, en caso de que la libertad de los imputados no sea restringida de momento», señalaron.