El proyecto fue presentado por la legisladora de la Coalición Cívica, Lucía Romano.

La legisladora Lucía Romano (CC-ARI), junto a la diputada nacional y precandidata Paula Oliveto y los legisladores Cecilia Ferrero, Facundo Del Gaiso, Hernán Reyes y Claudio Cingolani se reunieron con un amplio grupo de vendedores ambulantes perteneciente a la Cooperativa de Trabajo Cafeteros y Confitería de Constitución Limitada, para conversar sobre la iniciativa presentada en la Legislatura de la Ciudad, que regula la venta ambulante de infusiones de café, té y similares en el espacio público según las modalidades establecidas en el Código de Habilitaciones y Verificaciones de la Ciudad de Buenos Aires. Dicho código actualmente excluye la posibilidad de ejercer la venta de infusiones por cuenta propia de manera ambulante y obliga a realizar la actividad en ubicaciones fijas y determinadas.

La norma presentada, que nace de la idea de un grupo de hombres y mujeres que encuentran en esta actividad su sustento económico, establece que la autoridad de aplicación deberá otorgar un permiso a las unidades productivas de la economía social o cooperativas, que resulten adjudicatarias y autorizaciones individuales. Las mismas deberán estar exhibidas para que el consumidor pueda asegurarse el efectivo cumplimiento de las condiciones sanitarias e higiénicas.

Al respecto Romano puntualizó que es “necesario reconocer la venta de infusiones de manera ambulante de la misma forma que ya existe para la venta de otros productos conocidos y apreciados popularmente. Por eso proponemos modificar el Código de Habilitaciones y Verificaciones de la Ciudad de Buenos Aires en lo referido a esta temática. Por un lado, creemos que es necesaria la eliminación de ‘las infusiones’ del capítulo que exige que se realice esta actividad en ubicaciones fijas y determinadas, y por otro que se incorpore la venta de infusiones en el capítulo que habilita la venta ambulante con elaboración o preparación para su consumo en puestos móviles como carros o triciclos que garanticen las condiciones de seguridad higiénicas y sanitarias”.

Romano finalizó destacando que es importante que desde la Legislatura de la Ciudad le brindemos nuestro apoyo a estos trabajadores que quieren prosperar y lograr su autonomía económica mediante su esfuerzo y trabajo. Ellos merecen que nuestra Ciudad los reconozca. Su incorporación plena al marco legal genera las correspondientes obligaciones formales ya que su deseo es ser parte del conjunto de los ciudadanos y ciudadanas que mediante su trabajo logran su ingreso económico para poder vivir y salir adelante”.