El Ministro de Salud porteño declaró que es para prevenir la circulación de la variante Delta.

El Ministro de Salud de la Ciudad, Fernán Quirós, dijo que el actual objetivo es «acortar el período de vacunación» de segundas dosis contra el coronavirus y que «en tres o cuatro semanas veremos cuál es la combinación de vacunas que da mejor reacción inmunológica».

Quirós explicó que «el actual objetivo es acortar el período de vacunación de segundas dosis; se ha refocalizado la estrategia para achicar el intervalo interdosis de 90 días. Hasta hace dos semanas la estrategia era intensificar la aplicación de la primera, pero ahora hay una necesidad de hacerlo con la segunda».

El Ministro aclaró que esta es una mirada común de las distintas jurisdicciones del país para prevenir la circulación de la variante Delta del virus, que ya afecta a 85 países.

Agregó que el Gobienro porteño empezará hoy, martes, un estudio para ver la combinación que se pueda hacer entre la primera dosis de Sputnik V y otras vacunas.

«Estamos empezando el martes. El estudio se completa en dos o tres días y en 14 o 21 días veremos los resultados. Hay 5.000 voluntarios y precisamos 250», agregó el funcionario porteño.

Y añadió: «Hemos completado tres o cuatro semanas de preparación, pero hay otras jurisdicciones e incluso Nación que también están trabajando en el tema».

Quirós mencionó estudios en otros países según los cuales la combinación AstraZenecka-Pfizer tiene similares respuestas inmunológicas, por lo cual se puede pensar que no tiene por qué ser diferente con otras vacunas

Consultado sobre aquellos los vacunados con la primera dosis de Sputnik V que están esperando la segunda dosis, aclaró que en la Ciudad de Buenos Aires a aquellos vacunados hace 90 días ya se les ofreció el segundo componente de Sputnik, y que para el resto -unas 60.000 personas- la vacuna «está por llegar».

El ministro de salud porteño precisó que la Ciudad hizo un estudio con las primeras 700.000 personas que recibieron las distintas vacunas aplicadas en territorio porteño, el cual dio una efectividad contra el contagio del 60% con la primera inoculación y del 80% contra la enfermedad grave y mortal, que se eleva «arriba del 95%» con las dos dosis.