La Policía de la Ciudad detuvo a dos delincuentes de 21 y 32 años que merodeaban con un inhibidor de señal autos estacionados en el Barrio de Belgrano para bloquear las alarmas y poder abrirlos para cometer ilícitos.

Personal de la Comisaría Vecinal 13 A fue desplazado por el Comando de Emergencias Policiales a la intersección de las avenidas Quinteros y Figueroa Alcorta porque se hallaba un hombre que había descendido de un automóvil Volkswagen Bora blanco y se acercaba a otros vehículos con un aparato electrónico.

Al notar la presencia policial, el hombre regresó a su rodado y le avisó al conductor del mismo, que se retiró rápidamente dejando a su compañero en el lugar.

Los oficiales procedieron a demorar al sujeto que tenía el aparato electrónico, que terminó siendo un inhibidor se señal, y dieron aviso para que se detenga al conductor que se había retirado con el auto. Seguidamente, fue interceptado el auto por personal policial y se identificó al hombre que manejaba.

Ambos fueron requisados en presencia de testigos y se les secuestró el inhibidor de señal, una computadora, dos cheques y 30.000 pesos.

Al consultar con el Juzgado Nacional en lo Criminal y Correccional Número 34, a cargo del doctor Bruniard y ante la Secretaría 117 de la doctora De Rosa, se dispuso la detención de los hombres y el secuestro del auto y de los elementos que se encontraron.

Cayó una banda familiar que vendía droga en Chacarita con más de 5 kilos de marihuana y varias dosis de cocaína

La Policía de la Ciudad, tras una investigación de siete meses, detuvo a seis miembros de una familia dedicada a la venta de drogas, durante un allanamiento a una vivienda en el Barrio de Chacarita, en la que se incautaron más de 5 kilogramos de marihuana y varias dosis de cocaína.

A raíz de una denuncia anónima realizada en julio del 2020, la cual afirmaba que en el barrio operaba una organización dedicada a la venta de estupefacientes, la Unidad Fiscal Especializada en la Investigación de Delitos Vinculados con Estupefacientes, a cargo de la doctora Cecilia Amil Martín, ordenó una investigación para confirmar la acusación.

Durante siete meses, personal de la División Precursores Químicos de la Policía de la Ciudad realizó diferentes pesquisas en la zona denunciada, haciendo trabajo de campo, analizando más de cien horas de filmaciones de cámaras de seguridad de la Ciudad.

Con la información obtenida, se confirmó que en la calle Castillo al 1200 existe un domicilio, cuyos moradores comercializaban droga en la zona y contaban con antecedentes por distintos delitos, entre ellos venta de droga y robo.

Los investigadores determinaron que eran dos hermanos los que lideraban la banda, enviando a un menor, hijo de uno de ellos a realizar las ventas, ya que en caso de ser detenido, por su edad recuperaría inmediatamente la libertad.

Por tal motivo, la unidad fiscal competente ordenó el allanamiento de la vivienda, tarea que estuvo a cargo de la brigada de Precursores Químicos, en cooperación con las Divisiones Operaciones Especiales Metropolitanas (DOEM), Canes y Video Operativo.

Como resultado del procedimiento, fueron secuestrados seis ladrillos de marihuana, también trozos y decenas de envoltorios de la misma droga por un peso total de 5,644 kilogramos, 24 envoltorios de nylon con cocaína, dos balanzas de precisión, cuatro cuchillos, una tijera, la suma de 8.450 pesos, incluyendo un bidón con monedas y dos teléfonos celulares.

La banda también era integrada por una hermana de los líderes, en tanto se completaba con otros dos familiares políticos.

La autoridad fiscal ordenó el secuestro de toda la droga y de los demás elementos encontrados, y el traslado de los seis detenidos, quienes, además, poseen varios antecedentes por robo y por causas vinculadas al narcomenudeo, hasta la alcaidía más cercana de la Policía de la Ciudad.

En tanto, unos días más tarde del procedimiento, uno de los dos delincuentes que se mantenía prófugo se entregó a la Justicia y mediante un juicio abreviado se convino una condena de 4 años de prisión de efectivo cumplimiento por comercialización de estupefacientes.

Interviene en la causa el Juzgado Penal Contravencional y de Faltas Número 11, a cargo del doctor Marcelo Bartumeu Romero.