Los funcionarios se comprometieron a dar una respuesta urgente que permita preservar el desarrollo comercial.

Las autoridades de la Federación de Comercio e Industria de Buenos Aires (FECOBA) junto con la Asociación Centro Comercial Once y la Asociación de Comerciantes de Avenida Avellaneda (ACOMA), se reunieron con funcionarios de la Agencia Gubernamental de Control (AGC) y del Ministerio de Seguridad porteño para exigir una respuesta ante la crisis y el avance de la venta ilegal en la Ciudad.

En la zona de Avenida Avellaneda los manteros podían encontrarse profusamente sobre la calle Bogotá, paralela a Avellaneda hacia el sur. Pero en los últimos días coparon la avenida, lo cual no fue tolerado por los comerciantes y se registraron incidentes que derivaron en heridos y cuatro detenidos.

El encuentro fue encabezado por el titular de FECOBA, Fabián Castillo, el secretario general de la entidad, Sergio Lamas, el secretarlo de Hacienda, Marcelo Freire, el vicepresidente tercero, Mario Oriente y el referente de la Mesa de Seguridad, Gustavo Grillo. Además, por el lado de la Asociación Centro Comercial Once estuvo presente Eduardo Sirotsky y Emiliano Iglesias por ACOMA.

Durante la reunión, se delinearon propuestas de emergencia para preservar el comercio legalmente establecido en las principales arterias comerciales y por mantener las medidas sanitarias, dada la crítica situación que atraviesa el Ciudad por el avance de la venta ilegal y la competencia desleal en las principales zonas.

“Luego de un año que estuvo marcado por la baja en el consumo, las pocas ventas y el esfuerzo por aplicar los protocolos sanitarios a los locales, los comerciantes estaban expectantes por las fiestas. El avance de la venta ilegal entorpece y perjudica fuertemente el desarrollo de su actividad”, señaló el presidente de FECOBA, Fabián Castillo.

Tras la reunión, los funcionarios se comprometieron a dar una respuesta urgente que permita preservar el desarrollo comercial teniendo en consideración las medidas sanitarias vigentes.