El Jefe de Gabinete de la Ciudad visitó un bar en Recoleta para supervisar la implementación del nuevo protocolo.

El Jefe de Gabinete de la Ciudad de Buenos Aires, Felipe Miguel, visitó un bar en el barrio porteño de Recoleta para supervisar la implementación del nuevo protocolo, en el marco de la apertura progresiva de los comercios en la Ciudad. Estuvo acompañado por el Subsecretario de Bienestar Ciudadano, Héctor Gatto.

A partir de esta semana, los restaurantes y bares podrán poner mesas en veredas, espacios comunes y patios para que la gente pueda sentarse y consumir.

“Estamos contentos porque además de que se recuperan empleos y vuelve la actividad, es una buena oportunidad para reencontrarnos con seres queridos, estar un tiempo al aire libre donde hay menor peligro de contagio, siempre cumpliendo con todas las medidas de prevención. Nuestro propósito es poder abrir nuevas actividades, siempre que la situación sanitaria lo permita”, dijo Felipe Miguel.

Muchos locales gastronómicos ya tienen permiso para ofrecer sus servicios en las veredas, con lo cual la mayoría no necesitará trámites adicionales. Quienes aún no cuenten con el permiso, podrán tramitarlo rápidamente a través de la web de la Ciudad. Es importante contar con Clave Ciudad de AGIP y presentar una nota de solicitud de permiso para área gastronómica acompañada por la documentación correspondiente y fotos del local y la vereda. Debido a las características físicas de cada local, cada situación es particular.

“Tanto los dueños de los establecimientos gastronómicos como los vecinos necesitaban esta reapertura. Sólo estarán habilitadas las mesas al aire libre y el protocolo debe cumplirse”, aseguró el Subsecretario de Bienestar Ciudadano, Héctor Gatto.

En el marco del apoyo que está brindando el Gobierno de la Ciudad a locales gastronómicos, la semana pasada se aprobó en la Legislatura una ley que exime a todos los locales del pago de Ingresos Brutos durante 6 meses.

Unos 231 locales gastronómicos iniciaron en las últimas 48 horas el trámite para habilitar mesas y sillas en veredas, patios y terrazas, en el marco del plan gradual de aperturas presentado hace 45 días por el Gobierno de la Ciudad, según datos de la Secretaría de Atención Ciudadana y Gestión Comunal porteña.

Los pedidos ingresados corresponden a comercios ubicados en los barrios de Recoleta, Retiro, Palermo, Belgrano, Núñez, Saavedra, Puerto Madero, Retiro, San Telmo, La Boca, Pompeya, Almagro y Caballito, Balvanera, San Nicolás, San Cristóbal, Monserrat, Liniers, Villa Ortúzar, Flores y Floresta, Chacarita, Villa Pueyrredón, Colegiales, Coghlan, Villa Urquiza, Villa Crespo, Villa Devoto, Monte Castro, Villa Real, Villa General Mitre, Barracas, Parque Patricios y Constitución. Esos comercios se suman a los 1.800 que ya estaban autorizados a funcionar.