Soledad Acuña, la Ministra de Educación de la Ciudad, se refirió a la reunión con el ministro Nicolás Trotta: “No vamos a dejar de buscar alternativas”.

Los ministros de Educación de Nación y Ciudad se reunieron el lunes para tratar la iniciativa de que 6.000 alumnos que no tuvieron conectividad durante la pandemia pudieran volver a tener clases presenciales en espacios abiertos. En principio, luego del encuentro trascendió que se había llegado a un acuerdo y que esos chicos iban a tener clases presenciales en los patios de las escuelas.

Sin embargo, el Ministro de Educación de la Nación, Nicolás Trotta, rechazó la posibilidad de un retorno a las clases presenciales.

Por su parte, la Ministra de Educación porteña, Soledad Acuña, dijo: “Nosotros nos fuimos muy contentos de la reunión, porque nos pusimos de acuerdo en tres cosas importantes: primero, que vamos a poner siempre el acuerdo por delante, porque no hay unos que quieren enfermar y otros que quieren cuidar, sino dos jurisdicciones que entienden que es importante volver a la presencialidad, con diferencias en el cuándo y el cómo”.

“En segundo lugar, establecimos prioridades, que en este caso tienen que ver aquellos que en el primer semestre del año no pudieron continuar con su escolaridad; y en tercer lugar, como estamos convencidos que es importante y necesario volver a espacios de presencialidad, vamos a definir indicadores epidemiológicos que nos den cuenta de cuándo podemos dar el siguiente paso”, agregó en declaraciones radiales.

Acuña dijo que “todos entendemos que no es momento todavía para abrir todas las escuelas a toda hora; pero no por eso vamos a dejar de buscar otras alternativas”. Y redobló la apuesta: “Empezamos por estos 6.500 chicos pero nosotros queremos seguir avanzando con otros grupos prioritarios y pensamos que estamos en condiciones antes de fin de año, para que todos los chicos puedan tener instancias de presencialidad”.