La Policía de la Ciudad allanó un local en el barrio de Chacarita, donde funcionaba un desarmadero clandestino, y secuestró más de 55 mil autopartes de vehículos de alta gama tasadas en un millón de dólares, en un operativo que contó con la colaboración de la Subsecretaría de Seguridad Ciudadana y la Agencia Gubernamental de Control (AGC).

Personal de la División Sustracción de Autopartes de la Policía de la Ciudad concretó el operativo realizado en la avenida Warnes al 1500 solicitado por el Juzgado de Primera Instancia en lo Penal, Contravencional y de Faltas Nº 27, a cargo de la doctora Susana Beatriz Parada, y de la Fiscalía Penal, Contravencional y de Faltas Nº 6.

La investigación se inició en el negocio de Chacarita que se presentaba como de service de computadoras, pero se encontró una abertura que conectaba con un galpón lindero. Ese corredor estaba oculto detrás de una estantería con repuestos para la comercialización, dándole aspecto de local de venta de computadoras para automóviles.

Al ingresar, los efectivos policiales pudieron establecer el funcionamiento de un desarmadero clandestino en un galpón que constaba de tres pisos donde se almacenaban más de 55 mil piezas de rodados de distintas marcas y modelos, todos de alta gama.

Se incautaron: puertas, capots, tapas de baúl, neumáticos, llantas, tapas de motores, amortiguadores, cigüeñales, cajas de cambio, sistemas de freno, ejes traseros, alternadores, burros de arranque, radiadores, sistemas ABS, airbags, compresores de aire acondicionado, tableros, instrumentales, estéreos, computadoras y paragolpes, todo valuado en el mercado en alrededor de un millón de dólares.

El magistrado interventor ordenó el traslado de los elementos secuestrados a la playa judicial Ferré para ser posteriormente compactados. Se labraron actuaciones por infracción a la Ley 25.761 (Ley de Desarmaderos).