La Ministra de Educación Soledad Acuña insiste con la UniCABA: “Nosotros tenemos mayoría en la Legislatura”

Desde la comunidad educativa denuncian que la universidad docente implicaría el cierre de los 29 profesorados de la Ciudad. Sin embargo, la Ministra aseguró que será un “cambio gradual” y que se “garantizan los puestos de trabajo”.

La Ministra de Educación de la Ciudad, Soledad Acuña, insistió en la iniciativa del Gobierno porteño que busca crear la UniCABA, una universidad docente que elimina los veintinueve terciarios y profesorados públicos que funcionan en la actualidad.

El proyecto enviado a la Legislatura porteña por el Jefe de Gobierno Horacio Rodríguez Larreta a fin del año pasado está siendo tratado en la Comisión de Educación, presidida por el legislador oficialista Maximiliano Ferraro. Allí la comunidad educativa expresó su rechazo al proyecto y todavía no se firmó el despacho que habilita su tratamiento en el Recinto de sesiones.

Acuña, en declaraciones a la prensa aseguró: “Nosotros presentamos el debate a partir de la creación de una universidad. Hoy estamos yendo a un modelo de discusión donde probablemente cambien todos los artículos de la ley. Es necesario transformar la formación docente. Hay planes de estudios extensos que están alejados de las prácticas. Es una carrera terciaria que no dura menos de cinco años de teoría y que en la práctica les lleva ocho años, en una ciudad donde, a diferencia del resto del país, hay menos jóvenes que quieran estudiar para ser maestros y maestras”, añadió.

En relación a los cambios, indicó: “Nosotros tenemos mayoría en la Legislatura desde el 11 de diciembre de 2017, podríamos haber votado este proyecto ese mismo día, pero hace ocho meses que estamos discutiendo, escuchando y dando nuestros argumentos”.

Sobre la posibilidad de cierre de los institutos de formación docente porteños, Acuña dijo: “En el modelo que propusimos originalmente no hablábamos de cerrar los 29 institutos. Eso dijeron los que están en contra de cualquier formación para no discutir nuestro argumento. Hablábamos de una transferencia gradual donde además se garantizaban los puestos de trabajo de todos los docentes. El docente que crea que puede ser despedido en la Ciudad es porque no conoce la realidad. Nosotros necesitamos maestros. Si alguien hoy se recibe en un instituto de formación docente, entra a trabajar seguro. Somos permanentes tomadores de empleo en el sistema educativo”, ratificó la ministra porteña de educación.

Como cada uno de los temas que tienen que ver con la educación, los gremialistas docentes se oponen a cualquier iniciativa que signifique avanzar dañando sus privilegios. Está claro que la forma en que han funcionado los profesorados hasta ahora no es buena, dados los malos resultados que se verifican en cada prueba a que deban responder nuestros jóvenes. Algo hay que cambiar y está cisto que con estos dirigentes gremiales no se pude contar.