Fue a raíz de varias denuncias de vecinos de la zona. Los Inspectores de la Agencia Gubernamental de Control detectaron que la mercadería, que supuestamente se comercializaba en la zona, era almacenada en 4 frezeers dentro de una vivienda particular.

En un operativo en conjunto con la División Delitos de la Salud de Policía de la Ciudad y la Dirección Nacional de Migraciones, Inspectores de Higiene y Seguridad Alimentaria de la AGC procedieron al decomiso inmediato de 300 kilos de carne, pescado y pollo no aptos para consumo.

Los alimentos no contaban con ningún tipo de rotulación, ni comprobantes de origen y eran precariamente conservados en 4 freezers ubicados en una de las habitaciones de una vivienda ubicada en la Calle Ecuador al 300, que no contaba con habilitación comercial para funcionar.

Al mismo tiempo, personal policial pudo comprobar, que otras habitaciones del lugar eran alquiladas, principalmente a ciudadanos Chinos. En ese sentido, personal de la Dirección Nacional de Migraciones detectó que uno de ellos residía en el país en forma irregular.

Durante el año pasado, la Dirección de Higiene y Seguridad Alimentaria de la Ciudad decomisó un total de 17 mil kilos de alimentos en los distintos operativos realizados. En lo que va del 2018, la cifra alcanza los 25 mil kilos.

Al respecto Ricardo Pedace, Director Ejecutivo de la AGC remarcó: “La irresponsabilidad de estas personas, ponen en peligro la salud de los vecinos de la zona. Desde la AGC ponemos foco e inspeccionamos todos los locales de expendio de alimentos, pero resulta clave que los vecinos nos denuncien este tipo de lugares de absoluta clandestinidad al 147.”

“Todo este procedimiento en donde se encontraron cortes de carne vacuna, pollo y pescados en mal estado no sería posible sin el trabajo conjunto entre la Policía de la Ciudad, la AGC y la Fiscalía de la Ciudad. Entre todos día a día buscamos mejorar la seguridad ciudadana de los vecinos de la Ciudad de Buenos Aires”, expresó el Secretario de Seguridad, Marcelo D`Alessandro.