Los aumentos más significativos se dieron en restaurantes y hoteles, con un promedio del 9 %.

El Índice de Precios al Consumidos de la Ciudad de Buenos Aires (IPCBA) alcanzó el 5,8% en diciembre, la misma cifra que registró en noviembre. En tanto, la medición interanual fue de 93,4%.

Las principales subas se registraron en restaurantes y hoteles, que registraron un promedio de alza de precios del 9%, como resultado de los aumentos en los alimentos preparados en restaurantes, bares y casas de comida.

Luego, se ubicó el rubro Vivienda, agua, electricidad y gas, que aumentó 6,3%, sobre todo, debido a los aumentos en los alquileres y gastos comunes de vivienda. Seguido por Alimentos y bebidas no alcohólicas, que registró un alza de 4,7%. En esta categoría, los principales impulsos provinieron de pan y cereales (+5%), leche, productos lácteos y huevos (+4,2%) y verduras, tubérculos y legumbres (+6,8%).

La Salud, por su parte, aumentó 6,3% debido a los incrementos en las cuotas de medicina prepaga y en los valores de los medicamentos, aunque en menor medida Y el Equipamiento y mantenimiento del hogar registró una suba de 6,7%, al impactar los incrementos en las remuneraciones del personal del servicio doméstico. Le siguieron en importancia, los aumentos en los valores de los grandes electrodomésticos y de los artefactos para el hogar.

Como era de esperar, los ítems estacionales, fueron los que más subieron de precio, con un alza del 7,1% en el mes, destacándose los incrementos en las tarifas del alojamiento en hoteles, junto con los aumentos en los precios de las prendas de vestir y de las verduras. En servicios, la suba fue del 6,1% y los bienes, se incrementaron 5,2%, en tanto que los precios de los rubros regulados se encarecieron un 5,1%.

La dinámica mensual de los Bienes respondió fundamentalmente a los incrementos en los precios de los alimentos (principalmente panificados, lácteos y verduras). En menor medida, se destacaron las subas en los valores de las prendas de vestir, de los automóviles, de los combustibles y lubricantes para vehículos de uso del hogar y de los medicamentos.

En tanto, el comportamiento de los Servicios reflejó principalmente los aumentos en los valores de los restaurantes, bares y casas de comida, de los gastos comunes de la vivienda y de los alquileres. Le siguieron en importancia, los incrementos en las cuotas de los establecimientos de educación formal y de medicina prepaga y en las tarifas del alojamiento en hoteles por motivos turísticos. En términos interanuales, ambas agrupaciones se aceleraron hasta: 96,2%.