Este año los museos presentaron exhibiciones y actividades relacionadas al arte y la naturaleza, situación climática, medioambiente y sustentabilidad, apoyando la concientización con los temas que trabajó la cumbre de c40.

La 18° edición de La Noche de los Museos se realizó enfocada en los temas abordados por la Cumbre Global de Alcaldes de C40, un encuentro que reunió a representantes de todo el mundo que trabajan sobre el rol de los gobiernos locales para enfrentar el cambio climático.

Más de 270 sedes se alinearon al objetivo de este encuentro con iniciativas que invitaron a reflexionar sobre la sustentabilidad, la relación entre arte y naturaleza, y las consecuencias de la problemática ambiental y climática que atraviesa el mundo.

Organizado por el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, el 22 de octubre se realizó La Noche de los Museos, el evento cultural más esperado del año. Más de 900.000 vecinos y turistas disfrutaron de la enorme propuesta cultural que tiene la Ciudad de Buenos Aires. Un momento de celebración en el que los museos, edificios emblemáticos y espacios culturales de todas las comunas, abrieron sus puertas en horario no habitual, de manera gratuita con una programación especialmente pensada poniendo foco en la problemática ambiental, climática y el cuidado de la ecología para que vecinos y turistas participen activamente y reflexionen. Hubo exhibiciones y actividades de 19 a 2 horas. Fueron siete horas en las que se pudo vivir y respirar la cultura porteña, como en ningún otro momento del año, este año de manera temática, en sintonía con los temas abordados en la cumbre de alcaldes de C40.

Entre los espacios elegidos por el público estuvieron la Usina del Arte, el Buenos Aires Museo, el Museo Sívori, el Museo Larreta y el Museo Fernández Blanco, unido a Casa FOA. Las filas para entrar superaban las dos cuadras con un flujo rápido de ingreso, donde el público dentro de cada sede se renovaba aproximadamente cada media hora.

En esta edición de La Noche de los Museos participaron 45 nuevos espacios. Además, 30 escuelas de la Ciudad abrieron para mostrar sus espacios con actividades para toda la familia. Los municipios de Azul, Tandil, Vicente López y 3 de Febrero se hermanaron a La Noche de los Museos con varios espacios culturales.

Los MuseosBA presentaron instalaciones de artistas contemporáneos y talleres vinculados a la sustentabilidad que invitan a la acción colectiva.

El Buenos Aires Museo tuvo a Mafalda y a Quino como protagonistas. En la terraza hubo una muestra de viñetas, un taller participativo sobre historieta, y una instalación inflable de Mafalda. Frente al ingreso del museo habrá shows de Cien Volando, Arte Activo y Orquesta Mapache. En el entorno hubo talleres participativos, la feria Sabe la Tierra. Además, fue el cierre de la exposición La inminencia de la luz de la artista salteña Ana Benedetti, quien realizó performances y actividades en sala.

El Museo Larreta presentó una experiencia inmersiva junto al artista Nicolás Rodríguez y los jardineros del museo. Además, pudo visitarse el jardín, con talleres sobre cultivo y estampas, y un set de DJs. El Museo Sívori exhibió una instalación de la artista Mónica Casella, al aire libre, realizada con materiales reciclados y botellas plásticas, con participación del público. También hubo talleres sustentables y visitas guiadas a cargo de las artistas Elisa O´Farrell y Alicia Herrero. El Museo Fernandez Blanco tuvo, en los jardines del Palacio Noel, una exposición de obras de Desirée de Ridder, quien recrea en su trabajo animales en peligro de extinción. La artista guió al público para realizar esculturas con arcilla y generar una instalación colectiva. La recientemente restaurada Casa Fernández Blanco estuvo abierta con visitas guiadas.

La Torre Monumental fue intervenida por NASE POP quien desarrolló una obra de realidad virtual que pudo verse con oculus en altura. El Museo Perlotti fue sede de un gran carnaval sustentable a través de la obra de Edgardo Rodríguez, que crea arte con desechos. Las esculturas del artista se exhibieron en la calle; además hubo talleres de instrumentos y antifaces con material reciclado para que el público pueda sumarse con ellos a la presentación de una comparsa en la calle.

El Museo Saavedra contó con talleres de ecobaleros y ecobilleteras, y se presentó A Sembrar del municipio de Tres de Febrero, que invita a cuidar el medio ambiente jugando. En el Museo Gardel, junto a Hacelo Sonar, chicas y chicos construyeron instrumentos musicales e hicieron un ensamble musical. En el jardín del Museo de Arte Popular hubo un taller de acuarela con tintes naturales. Además se inauguró la muestra Ponchos de la Tierra Argenteal. El Museo del Cine reutilizó cintas de filmes en un taller de cine pintado, que fueron proyectadas en el auditorio del museo. Además hubo proyecciones de películas y cortos relacionados con la temática ambiental y la naturaleza. “Un Día de la Tierra” en el Museo Moderno, con más de 600 obras. La iniciativa plantea un recorrido a través de las geografías del planeta e invita a conocer de primera mano los modos en que lo habitamos, a través de una mirada federal, sustentable e inclusiva.

Como todos los años el sur de la ciudad es protagonista de esta noche. La Usina del Arte participó con una programación para toda la familia. Se inauguró la exposición HUMANA, la primera exposición de la dupla TROSMANCHURBA producida en conjunto con Usina del Arte. Una instalación de sitio específico en el Foyer realizada con materiales reciclados plásticos y textiles. La obra monumental es una visión que estimula a pensar en la transformación, el presente y el futuro de la civilización. También, En un principio era la luz/Antes de Oscuminar, que reflexiona sobre la oscuridad y la luz a través del recorrido de un laberinto guiado por un faro. La instalación fue creada y diseñada por más de 600 chicas y chicos del Programa Casas de los Niños, Niñas y Adolescentes.

Chicas y chicos de 0 a 12 años participaron en actividades culturales siguiendo la temática de la noche. Se presentó Gaia, la tierra en peligro por Plan V, hubo actividades recreativas como Guardianes del océano por Kinéticos – Impulso Lúdico; se presentaron los libros Argentina Natural por Octavio Pintos y Cuentos para cuidar el planeta por Tiny Makers. Además, patio gastronómico, feria orgánica sustentable, experiencias de cocina junto a Juliana López May y una charla-taller sobre suculentas con Soy Microscopio.

Arte en Barrios, el programa que promueve la integración social a través de actividades culturales y artísticas gratuitas en barrios vulnerables, trabajó en 4 espacios y brindó apoyo a otros. En la Institución Bernasconi (Parque Patricios) con el eje Arte y Naturaleza en el que se interactuó con 4 actores que buscaron concientizar a través de relatos sobre los animales en peligro de extinción y la naturaleza. Y en el Pasaje Lanín (Barracas) se vieron las fachadas trabajadas desde la lógica de Sustentabilidad por el artista Marino Santamaría, activaciones musicales, la exposición de los productos trabajados en los talleres de Arte en Barrios de termofusión y diseño, talleres express. Se pudo visitar el Santuario Nuestra Sra. del Rosario de Pompeya (Pompeya), disfrutar de su orquesta y descubrir sus jardines internos.

En Caminito (La Boca), la propuesta se enfocó en el medioambiente y el resurgimiento de los animales acuáticos tras el cuidado del Riachuelo. Pudieron intervenir un gran mural, participar de talleres y recorrer las fachadas iluminadas de este punto icónico de la Ciudad de Buenos Aires.

En la Parroquia Santa Lucia (Barracas) hubo visitas guiadas por el templo que fue construido en el siglo XIX y tocó el coro de la Iglesia.

En el Club Santa Lucia (Barracas) hubo una exposición de fotos históricas de la institución, visita guiada al edificio, espacio de juegos de mesa y talleres sobre construcción ecológica.

En la Parroquia Santa Felicitas (Barracas), templo construido en 1875 con cientos de historias, estuvo abierto con visitas guiadas.

Y en el Teatro Verdi (La Boca) hubo una muestra de artistas plásticos barriales.