La Policía de la Ciudad desbarató un laboratorio en el barrio de Palermo, en el que se fabricaban, suministraban y vendían productos cosméticos ilegales en perjuicio para la salud.

Personal de la División Delitos Contra la Salud y Seguridad de la Policía de la Ciudad encabezó, junto al Cuerpo de Investigaciones Judiciales (CIJ), una inspección integral ordenada por la Fiscalía Penal Contravencional y de Faltas Número 11, a cargo de la doctora Valeria Massaglia y ante la Secretaría del doctor Pérez Bustos, a un local ubicado en la avenida Córdoba al 4200, donde se había detectado mediante una investigación que se comercializaban medicamentos en infracción al Artículo 204 del Código Penal (suministro infiel o irregular de medicamentos).

Las tareas para desbaratar este laboratorio se iniciaron a través de una investigación de los efectivos policiales en sitios de internet, en el marco de prevenir ilícitos propios al área de salud.

Gracias a este trabajo, se detectó el funcionamiento de un laboratorio donde se ofrecían productos cosméticos y dermatológicos que contenían medicamentos que deben ser suministrados únicamente bajo prescripción médica a un paciente en particular.

Además, con este desempeño, la empresa infringía normativas vigentes de la ANMAT y de la Ley de Farmacias, vendiendo medicamentos sin autorización.

Esta firma ofrecía estos productos a profesionales de estéticas y al público en general, y realizaba envíos tanto en la Ciudad de Buenos Aires como al Interior del país.

En consecuencia, se hizo una consulta con la ANMAT para confirmar si la empresa se encontraba autorizada para producir y comercializar los productos y se confirmó que no estaba habilitada para ejercer esa actividad.

Con todos los resultados obtenidos, se hizo una presentación al magistrado actuante, que ordenó la inspección junto a diferentes áreas de Gobierno.

Tras realizar el procedimiento, la fiscalía dispuso el secuestro del material informático (una notebook, un CPU y un DVR), los teléfonos celulares de una empleada administrativa y de una farmacéutica que se encontraba en el laboratorio y que se verificó que contaba con su matrícula habilitante vencida ante el Ministerio de Salud.

Además, se ordenó incautar toda la documentación comercial, los productos e insumos hallados: 20 bultos de productos y 10 bolsas con materia prima para la elaboración de los cosméticos.

De las 10 bolsas con insumos, 7 de ellas fueron remitidas a la ANMAT para su correspondiente peritaje.

Se recibió la declaración testimonial a dos mujeres que oficiaban como «testeadoras» y a quienes les aplicaban los productos que promocionaban como innovadores en la industria de la cosmética, para lo cual recibían la suma de 1.500 pesos diarios.

De la inspección participaron también personal de la Agencia Gubernamental de Control (AGC), que clausuró el local, de la ANMAT, del Ministerio de Salud de Ciudad y Nación, y de la Dirección de Protección al Trabajo.

Policía de la Ciudad desbarató casino clandestino en el Barrio 31

Un casino clandestino fue desbaratado por la Policía de la Ciudad en el Barrio 31 de Retiro.

La casa de apuestas se encontraba en un local que daba a la calle Alpaca al 700, y en su frente tenía un cartel colgado y escrito a mano con la inscripción “Apuesta deportiva y casino”.

Fue personal de la Unidad de Prevención Barrial 31/31 Bis de la Policía de la Ciudad el que informó a los oficiales de la División Investigaciones Comunales 1 que había observado actividad vinculada al juego clandestino en ese lugar, tanto a través del monitoreo de cámaras instaladas en ese conglomerado como en recorridas.

En las averiguaciones que hicieron los policías no dieron con ninguna habilitación correspondiente, tras lo cual fueron oficiales de ambas divisiones hasta el lugar. Lo primero que vieron fue el cartel colgado en el exterior y una vez dentro comprobaron que había seis maquinas del tipo tragamonedas y una televisión que transmitía distintos partidos futbolísticos, además de terminales de computadoras.

Los oficiales identificaron al encargado, un hombre de 45 años, que carecía de la documentación habilitante.

Hecha la consulta judicial, la Unidad de Flagrancia Este, a cargo del Dr. Federico Luis Tropea, dispuso tomar fotos del interior y exterior, imponer el cese de la actividad y cierre del local y convocar a personal de la Dirección General de Fiscalización y Control de la Ciudad y de la Lotería de la Ciudad (LOTBA).

Hasta que esas dependencias se expidan, la fiscalía ordenó fijar una consigna frente al local a cargo de personal de la Unidad de Prevención Barrial.

Incautan 150 botellas de materia prima vencida para medicamentos en farmacia de Balvanera

Unas 150 botellas con materia prima vencida, destinada a la elaboración de medicamentos con recetas magistrales, fueron incautadas durante una inspección integral de la Policía de la Ciudad y distintos organismos nacionales y porteños a una farmacia en Balvanera, cuyo técnico responsable quedó imputado por la presunta comisión de delito contra la salud.

El procedimiento, realizado en un comercio de Bartolomé Mitre al 2300, estuvo a cargo de la División Delitos contra la Salud y Seguridad Personal de la Policía de la Ciudad y el Centro de Investigaciones Judiciales (CIJ) del Ministerio Público Fiscal, por disposición de la Fiscalía Penal Contravencional y de Faltas Nº 11.

También tuvieron intervención personal de la ANMAT, del Ministerio de Salud, tanto de Nación como de Ciudad, y la Dirección General de Fiscalización y Control (DGFYC) de la Agencia Gubernamental de Control de la Ciudad (AGC).

Este paso que dio la Fiscalía con el personal policial y administrativo fue una continuidad de una inspección anterior, llevada a cabo el 3 de febrero último en un consultorio médico de la avenida Carlos Pellegrini al 100, en el céntrico barrio de San Nicolás.

Allí se hallaron productos farmacéuticos de elaboración magistral con altos porcentajes de RP/ Procaina, un fuerte analgésico, y otras sustancias que carecían de indicación en los rótulos, en infracción a la normativa.

Ante ello la Fiscalía dispuso tareas de campo y los investigadores establecieron el lugar donde se preparaban esos medicamentos, por lo cual fijó la inspección integral en la farmacia, que se realizó en las últimas horas.

Los funcionarios comprobaron la existencia de materia prima vencida destinada a la elaboración de medicamentos magistrales en 150 botellas, destinadas al tratamiento de distintas patologías, los cuales fueron secuestrados por orden de la Fiscalía, que determinó que deberán ser inhibidos por el personal del Ministerio de Salud e intimar al responsable del manejo adecuado y la disposición final.

Los investigadores también decomisaron cinco recetas y un disco externo con la supuesta trazabilidad de las recetas que ingresaron al comercio.

El comercio estaba a cargo del responsable técnico farmacéutico, un hombre de 57 años, quien por disposición de la Fiscalía fue imputado por el artículo 204 del Código Penal.

La AGC, por su parte, confeccionó actas de intimación por diversas falencias administrativas y de seguridad e higiene.