Tras la renuncia de Paloma Herrera, asume el coreógrafo Mario Galizzi formado en el Teatro Colón y que ya ocupó ese cargo en dos oportunidades. “El Colón es mi casa”, expresó.

El miércoles pasado la reunión entre Paloma Herrera y María Victoria Alcaraz, Directora General del Teatro Colón, formalizó la salida de la famosa ex bailarina de la dirección del Ballet Estable. El cargo ya tiene nuevo titular: Mario Galizzi, reconocido maestro y coreógrafo argentino que, de esta manera, iniciará su tercera etapa al frente de la compañía.

“Todos los bailarines conocen a Mario, es un tipo muy respetado”, expresaron desde el Ballet Estable del Colón. “Es una persona salida del riñón del Ballet Estable, con conocimiento puro de las reglamentaciones y leyes. La compañía tiene mucho que cambiar y mejorar en todo sentido pero seguramente eso se logrará de forma más amena con quienes conocen la historia y la respetan. Soñamos con el día en que se puedan solucionar los problemas jubilatorios que tanto interfieren en el desarrollo de la compañía y en las vidas de cada bailarín y bailarina”, dijo una integrante del Ballet Estable.

“Con gran satisfacción el Teatro Colón le da la bienvenida al maestro Mario Galizzi como Director del Ballet Estable. Su incorporación jerarquiza la alta calidad artística del Teatro Colón”, expresó María Victoria Alcaraz en el comunicado oficial del nombramiento. Por su parte, el flamante Director enunció su satisfacción en este regreso: “El Teatro Colón es mi casa en la cual no solamente me formé, sino también me cultivé tanto como intérprete, maestro y coreógrafo. Por eso, es una inmensa felicidad seguir estando para devolverle todo lo que me ofreció a lo largo de los años”.

Mario Galizzi se formó en el Instituto Coreográfico de Rosario y en el Instituto Superior de Arte del Teatro Colón con maestros como Teresa Baltzer, Wasil Tupin, Amalia Lozano y Ekaterina de Galantha. Integró el Ballet del Teatro Argentino de La Plata y el Ballet Contemporáneo del Teatro San Martín. Radicado en Alemania, formó parte de la compañía de ballet de la Deutsche Oper am Rhein y fue el primer solista de las Óperas de Hannover y Frankfurt. Al regresar a Argentina, se integró al Ballet del Teatro Colón del que fue bailarín, maestro de baile, coreógrafo, director en dos períodos y asesor artístico.

Entre muchos otros cargos, fue Director Artístico del Ballet del Teatro Argentino de La Plata (2002-2003, 2011-2012), asesor coreográfico del Ballet Nacional del SODRE (Uruguay), regente de la Carrera de Danza del Instituto Superior de Arte del Teatro Colón (2008-2009), director de ensayos de la São Paulo Companhia de Dança (2015-2016) y director de la Compañía Nacional de Danza de México (2016/2018). Ha sido distinguido además con el premio Elena Smirnova a la Mejor coreografía, en 1984, por su obra Gloria, creada para Julio Bocca.