Nueve oficiales de la Policía de la Ciudad escrituraron sus nuevas viviendas en el Barrio Olímpico, en Villa Soldati. Más de un centenar de oficiales que no tenían vivienda propia ya residen en el nuevo barrio.

La ceremonia que se desarrolló en la sede del Ministerio de Desarrollo Humano y Hábitat, en Villa Lugano estuvo encabezada por el Ministro de Justicia y Seguridad porteño, Marcelo D’Alessandro y el Presidente del Instituto de la Vivienda de la Ciudad (IVC), Gabriel Mraida y asistieron la Subsecretaria de Capital Humano de esa cartera, Sofía Reguera y la Directora General de Vivienda Asequible, María Elisa Rocca.

“Es uno de los eventos más emotivos en los que puedo participar, en este caso, entregando nueve viviendas a policías de la Ciudad, logrando, a través del Instituto de la Vivienda de la Ciudad y de la Subsecretaria de Capital Humano del Ministerio, tejer los puentes para que ellos, con su esfuerzo, con ese sueño de poder concretar la vivienda propia, hoy lo puedan estar haciendo”, expresó D’Alessandro.

Al hacer referencia a una oficial mayor que hasta estas horas vive en Coronel Brandsen y hace 80 kilómetros de ida y otros tantos de vuelta para ir y volver al trabajo, el Ministro dijo resalto que “eso significa que no es solamente cumplir el sueño de la casa propia, sino que se les están dando condiciones dignas para su trabajo, dándole más horas de vida para que estén con su familia”.

Se trata de una nueva tanda de efectivos de la Policía de la Ciudad que se suma como vecinos del nuevo barrio, construido como Villa Olímpica que albergó a 7 mil atletas e integrantes de delegaciones de todo el mundo que compitieron en los Juegos Olímpicos de la Juventud Buenos Aires 2018.

Al respecto, Mraida señaló que “gracias al trabajo en conjunto entre los equipos del Instituto de Vivienda de la Ciudad, como los equipos del Ministerio de Seguridad, hoy nueve familias se suman a las más de 1000 familias que se mudaron a las nuevas viviendas de Barrio Olímpico y cumplieron con el sueño de tener la casa propia. El cupo para policías y docentes de la Ciudad es un reconocimiento a los trabajadores que día a día cuidan y educan a nuestros hijos”, agregó.

Casi un centenar de oficiales que no tenían vivienda propia ya residen en el nuevo barrio.

El Barrio Olímpico es uno de los complejos habitacionales más grandes de la Ciudad construido en los últimos años, que cuenta con 29 edificios y 1.047 departamentos de uno, dos y tres ambientes. Originalmente fueron ocupados por los atletas y entrenadores que participaron de los Juegos Olímpicos de la Juventud, en octubre de 2018. Una vez que concluyeron los juegos, los departamentos volvieron a ponerse en obra para adaptarse como viviendas, a las cuales accedieron los vecinos y vecinas de la Ciudad a través del Instituto de la Vivienda y los créditos hipotecarios blandos del Banco Ciudad.

Durante el mes de diciembre del 2020 se finalizó con la mayoría de las escrituraciones de las unidades.

Dentro de los criterios de adjudicación se estableció que el 50% de las viviendas fueran destinadas para vecinos de la comuna 8, que puedan acreditar al menos cinco años de residencia. Además, se fijó que del total de las viviendas el 10% fueran destinadas para Policías de la Ciudad de Buenos Aires y otro 10% para docentes que trabajan en escuelas públicas de la Ciudad.

En este caso los oficiales, todos con severos problemas habitacionales recibirán la documentación que los convierten en nuevos propietarios, y pagarán su nueva casa en un plan de financiamiento del Instituto de la Vivencia.

En el caso de la asignación de departamentos a Policías de la Ciudad, de uno y dos ambientes, el procedimiento se enmarcó en la normativa de los artículos 242 y 243 de la Ley 5688 de Seguridad Pública de la Ciudad, que implementa un Plan Arraigo para que los oficiales tengan acceso a una vivienda única familiar y para que sus hijos tengan acceso a la educación.

En este proceso que concluye con la entrega de las escrituras estuvo a cargo del Área de Servicios Sociales y Prestaciones del Ministerio de Justicia y Seguridad, a cargo de Leila Ocampo.

DOS HISTORIAS

Una de las beneficiarias fue la oficial mayor María Florencia Martínez que está divorciada y es madre de mellizos de 5 años. Martínez viaja todos los días 80 kilómetros desde Brandsen para tomar servicio, y tras cumplir sus tareas hace el mismo trayecto de regreso a su hogar, a partir de ahora, tal cual prevé el Plan Arraigo, residirá cerca de su lugar de trabajo y de la escuela de sus hijos.

“Lo primero que me viene a la cabeza es pasar más tiempo con mis hijos, menos horas de viaje, estar a quince minutos de ellos, darles más calidad de vida y una madre más descansada y más activa para ellos”, sostuvo Martínez, quien se desempeña en la Dirección Área Sur. Y sintetizó: “Es un día de muchos nervios, es un sueño hecho realidad”.

Para el oficial primero Diego Figueroa, que trabaja en la Comisaría Vecinal 11 B, también es un día que quedará imborrable en su memoria: “Esto es increíble, no hay palabras, uno quiso y peleó toda la vida para tener su casa, es algo enorme, no se imaginan lo que hicieron por nosotros”.

“Cuando me separé de la mamá de mis hijos, me quedé con ellos y me costó mucho alquilar, por lo cual tuve que ir a vivir a un barrio vulnerable para poder cubrir todos los gastos, por eso esto nos cambió la vida, tanto que los chicos todos los días me preguntan por la nueva casa. Y llegó el día”, contó Figueroa.