default

Más inclusivos, seguros y accesibles, los nuevos patios de juegos cuentan con pisos coloridos de caucho, grandes mangrullos, lomadas para los más pequeños y juegos para chicos con discapacidades. En total las obras suman 5076 m2 y pueden disfrutarse en ocho comunas porteñas.

La Ciudad estrena 9 patios de juegos renovados. Con el objetivo de hacerlos más inclusivos, seguros y accesibles, los nuevos patios de juegos cuentan una visión integral que considera también la circulación y la comunicación.

“Este año renovamos y construimos 49 patios de juegos. Dentro de nuestros parques y plazas los patios de juego ocupan un lugar destacado para los vecinos más chicos de la Ciudad, que los disfrutan los 365 días del año junto a sus familias”, afirmó Felipe Miguel, Jefe de gabinete de la Ciudad. Mientras, la secretaria de Atención Ciudadana y Gestión Comunal, Julia Domeniconi, explicó: “Trabajamos para crear espacios que incentiven la creatividad y el juego de manera segura, inclusiva y accesible”.

Las obras alcanzan los cuatro puntos cardinales, desde el sur con el patio de juegos de Parque Chacabuco hasta el norte con el de Plaza Alemania. El renovado patio de la Plaza Oesterheld al este hasta el de Plaza Ricchieri al oeste, 49 patios de juegos de espacios verdes de la Ciudad se renuevan este año para ser más inclusivos y estrenan juegos, sectores de acompañantes y pisos de solado de caucho este año. Ya sea en forma de barcos piratas, robots gigantes o camiones los patios de juegos incorporan un nuevo concepto de espacios recreativos para los vecinos más chicos.

En el corazón del Barrio de Colegiales (Comuna 13), late la Plaza Mafalda. Delimitada por las calles Santos Dumont, Concepción Arenal, General Martínez y Conde; el espacio verde le rinde homenaje al personaje creado por Quino. Guiados por psicólogos, un grupo de chicos del barrio dibujó lo que a ellos les gusta a la hora de jugar: quieren trepar bien alto y hamacarse hasta casi tocar las nubes.

La Ciudad, a través de la Dirección General de Obras Comunales de la Secretaría de Atención Ciudadana y Gestión Comunal, ideó cómo plasmar esos sueños en el nuevo patio de juegos. Diseñó un mangrullo de 5.7 metros (la altura promedio es de unos 2 metros) al cual trepar y verles la parte de arriba de la cabeza a los grandes, toboganes desde los que tirarse y sentir el viento en la cara, hamacas y un pórtico de hamacas que parecen volar, una calesita que gira y desdibuja el paisaje y lomadas para que exploren los aventureros más chicos. En el suelo, los colores del solado de caucho continuo retratan dibujos, pinceladas y manchas de tinta.

El patio de juego de la Plaza Mafalda es uno de los nueve patios de juego que la Ciudad está renovando para el disfrute de los vecinos más chicos y sus familias. Además se estrenan los de la Plaza Vélez Sarsfield de Floresta (Comuna 10), la Plaza Oesterheld de Puerto Madero (Comuna 1), la Plaza Riccheri de Villa Devoto (Comuna 11), la Plaza Irlanda de Caballito (Comuna 6), el Parque Chacabuco del barrio homónimo (Comuna 7), la Plaza Primero de Mayo de Balvanera (Comuna 3) y, en breve, los de la Plaza Alemania de Palermo (Comuna 14).

“Cada patio de juego se diseña teniendo en cuenta varios factores. El primero son los chicos que van a disfrutar de ellos. Los vecinos de cada barrio tienen sus preferencias. Entonces se trabaja con Participación Ciudadana y áreas como Antropología urbana. El segundo es la disponibilidad de espacio dónde vamos a convertir esos sueños en realidad. El diseño de los patios de juegos ofrece una variedad de posibilidades para los más chicos teniendo en cuenta la seguridad y la inclusión”, cuenta la arquitecta Cecilia Coimbra, parte del equipo de profesionales que diseñan los patios de juegos de la Ciudad.

Los patios de juegos inaugurados cuentan con nuevos pisos de solado continuo de caucho. Un compuesto de dos materiales: EPDM (caucho de etileno propileno dieno) y SBR (caucho estireno-butadieno). El primero se usa para las terminaciones en color de los distintos diseños de los suelos. El segundo se usa para la base, permite la amortiguación de golpes y es reciclado.

Los solados continuos tienen una característica elemental: su espesor puede ajustarse según la necesidad y brindar mayor amortiguación en las áreas de seguridad de cada juego. También requieren menor mantenimiento y no se levantan como las baldosas.

El reemplazo de la clásica arena por estos innovadores suelos de caucho fue uno de los principales pedidos de los vecinos. Muchos veían a la arena como un foco de infecciones. Y es una de las modificaciones que se están realizando para que los juegos sean cada vez más inclusivos: los solados de caucho son aptos, por ejemplo, para circular con sillas de ruedas o muletas. La arena, no.

En líneas generales, todos los patios llevan dos tipos de juegos que son los más requeridos por los chicos: las hamacas y el mangrullo. El mangrullo es el juego que más incentiva la creatividad de los chicos al ofrecerles diferentes variantes. Los chicos pueden trepar a ellos, deslizarse por sus túneles y toboganes, realizar diferentes recorridos, esconderse y buscar a otros niños.

Además, los patios cuentan con un sector para primera infancia. Este sector está diseñado específicamente para los niños menores de 4 años y cuenta, por ejemplo, con lomadas para que se trepen los aventureros más pequeños. Estos juegos están cerca del espacio de descanso para los acompañantes.

“Los chicos y chicas necesitan del juego como medio de interacción y estímulo, y los espacios de juego deben darles cada vez más oportunidades de disfrutarlos. Estamos incorporando y adaptando los espacios para que sean más inclusivos y accesibles y facilitar su uso por parte de personas con discapacidades”, explicó Victoria Roldán Méndez, Subsecretaria de Gestión Comunal. “Vamos a profundizar esta mirada y adoptar medidas para lograr cada día espacios verdes y patios de juegos más inclusivos”, agregó.

Los nuevos diseños de los patios de juegos son más inclusivos y accesibles para todos los vecinos. La circulación hasta y en el sector de juegos se debe caracterizar por la facilidad de acceso y de desplazamiento y la seguridad al hacerlo. Por eso se incorporaron vados de acceso, rampas y solados continuos. También es importante la comunicación: se está trabajando en mejorar la señalización. Por ejemplo, se están desarrollando planos hápticos para las personas no videntes.

En cuanto a los juegos, hay hamacas y calesitas para sillas de ruedas y pórticos de hamacas que tienen un butacón diseñado para chicos con dificultades para usar las hamacas tradicionales. En los sectores de descanso hay bancos con respaldos y apoyabrazos, espacios para sillas de ruedas  y estacionamiento para rodados como los cochecitos de bebés.

Estos 9 patios de juegos son sólo una parte de los 49 renovados y construidos en lo que va del año. Por ejemplo, la Ciudad renovó 21 patios de juegos que forman parte de los complejos habitacionales del sur de la Ciudad. Estos sectores de recreación cuentan ahora con nuevos juegos, solados de caucho en sus suelos y áreas de descanso para los acompañantes.

“Sólo hace falta acercarse a cualquiera de los patios de juegos de la Ciudad y ver las sonrisas de los niños para ver cómo, juntos, podemos hacer una ciudad feliz. La sinergia de nuestra vocación de servicio y la participación de los vecinos es el camino para la Ciudad que queremos”, concluyó Julia Domeniconi.

La Dirección General de Obras Comunales desarrolla junto con las Comunas proyectos de espacio público para mejorar la calidad de vida de los vecinos de la Ciudad al construir lugares amigables, seguros y ecológicamente sustentables para su disfrute.