El Ministro de Justicia y Seguridad, Marcelo D’Alessandro, encabezó un nuevo acto de entrega de teléfonos celulares recuperados del delito a sus legítimos dueños, luego de diferentes operativos llevados a cabo en conjunto entre la Policía de la Ciudad y la Agencia Gubernamental de Control (AGC).

Del encuentro con los vecinos en la Comisaría Comunal Número 4 también participaron el Subsecretario de Participación Ciudadana en Seguridad, Juan Pablo Arenaza, el Director de la AGC, Matías Lanusse, y el Jefe de la Policía de la Ciudad, Gabriel Berard.

“Este es un acto que nos llena de orgullo por lo que implica el teléfono para las víctimas de los delitos. No sólo por el valor monetario, sino porque allí tienen sus contactos, sus fotos y su vida. La Policía de la Ciudad investiga los casos y los resuelve, por eso es importante que se haga la denuncia en cualquier dependencia de la Policía de la Ciudad, en el 911 o al 0800-333-FISCAL (347225)”, comentó D’Alessandro durante la actividad.

Por su parte, Arenaza coincidió con el Ministro en que cada víctima de delito tiene que hacer la denuncia para que se investigue el hecho y se logre recuperarlo, y destacó la política que lleva adelante el Ministerio de Justicia y Seguridad de devolver las pertenencias sustraídas.

“La gente se sorprende, pero es importante que se denuncie el hecho. La denuncia es el inicio para que podamos reintegrar los equipos. Esto va a continuar, es una metodología que queda para siempre, restituyendo celulares y otros elementos robados. Hay un trabajo coordinado entre Fiscalía, Policía y los ciudadanos que denuncian. Estamos trabajando también en los lugares donde se venden los equipos, lo que se denomina como economía del delito. Tenemos que lograr que sea difícil robar un celular en la Ciudad y también venderlo, para esto estamos trabajando”, expresó el Subsecretario de Participación Ciudadana en Seguridad.

En el caso de Berard, el jefe policial remarcó “el trabajo codo a codo entre la Policía de la Ciudad y la AGC en las diferentes inspecciones en locales de venta y reparación de celulares”.

“Esta forma de trabajar nos hace todo más ágil, nosotros trabajamos en la prevención en las calles y también en la investigación de los delitos. Venimos haciendo un trabajo muy amplio con la AGC y por medio de la denuncia, se puede incautar el teléfono y después identificar a los propietarios”, agregó Berard.

El director de la AGC también se hizo presente en la Comisaría Comunal 4 y destacó que se vienen entregando “más de 200 celulares de un total de 6.000 recuperados en los procedimientos”.

“Este trabajo tiene varias patas, una de ellas es la administrativa que tiene que ver con el decomiso que realiza la AGC en los locales que no tienen habilitación y cuentan con celulares de dudosa procedencia. Y también está la pata judicial, que a partir de una denuncia, se inicia un proceso e interviene la Policía de la Ciudad para la investigación y resolución del caso”, señaló.

Los vecinos convocados elogiaron el trabajo hecho en conjunto entre personal policial e inspectores de AGC para volver a tener sus pertenencias.

“El teléfono lo había mandado a arreglar hace tres años a un local de reparaciones y me habían dicho que lo habían allanado. Ya lo daba por perdido el celular y pensé que no lo iba a recuperar más. Cuando me llamaron, me sorprendieron y es algo muy lindo poder volver a tenerlo”, dijo Milagros Ulpana, una de las vecinas a la que se le entregó su equipo.

Esta nueva devolución de celulares se dio en el marco de la política restaurativa que lleva adelante el Ministerio de Justicia y Seguridad, que además suma en esta metodología a motos, autos y bicicletas, todo incautado en distintos procedimientos.

Desbarataron fiestas clandestinas en Villa Crespo y Palermo con casi 150 invitados y detuvieron a cinco personas

La Policía de la Ciudad, en conjunto con la Agencia Gubernamental de Control (AGC) y el Cuerpo de Investigaciones Judiciales (CIJ), desbarató en las últimas horas dos fiestas clandestinas que se estaban desarrollando con casi 150 invitados en boliches de Villa Crespo y Palermo donde, además, fueron detenidas cinco personas.

Uno de los hechos ocurrió pasadas las 3.45 de la madrugada cuando efectivos de la Comisaría Vecinal 15B se trasladaron hasta un local ubicado en Vera al 500, donde se estaba desarrollando una reunión clandestina, justo a 20 metros de un outlet de zapatillas donde a mediados de julio se desarticuló una fiesta con 80 personas.

Cuando arribaron, los agentes observaron adentro del local a una gran cantidad de personas aglomeradas, música fuerte, mesas, equipos de música y luces e incluso una barra de tragos.

Ante esta situación, el personal se entrevistó con el encargado del lugar, quien se justificó diciendo que se trataba de una “fiesta privada”, la cual fue finalmente desarticulada por incumplir la normativa vigente por la pandemia de Covid-19.

Dentro del boliche se encontraban 77 personas, quienes fueron notificadas por infracciones a los artículos 205 y 239, entre ellas un reconocido cantante de cumbia de 66 años que estaba esperando para comenzar su show, y una pareja que se escondió en una de las habitaciones hasta pasadas las 9 de la mañana.

Por último, cuando los invitados se estaban desconcentrando se aprehendieron también a dos hombres y una mujer, de 26, 28 y 32 años, quienes asumieron una reacción esquiva e intentaron promover disturbios contra los efectivos policiales.

En la causa intervino la Fiscalía Penal, Contravencional y de Faltas Nº5, del Dr. Kesller, Secretaría a cargo del Dr. Díaz, que ordenó la detención del encargado de la fiesta, de 34 años, y también de las tres personas que ocasionaron disturbios por “resistencia a la autoridad”.

El segundo hecho se registró a las 23.30 cuando personal de la División Operaciones Especiales Requeridas por el Ministerio Público y de la División Investigaciones Delictivas, de la Policía de la Ciudad, junto con personal de la AGC, el CIJ y la Unidad Operativa de Fiscalización Integral (UOFI) se trasladaron hasta un local gastronómico ubicado en Honduras al 5500.

Cuando el personal ingresó, se encontró con unas 70 personas bailando sin barbijo y sin guardar el distanciamiento social, incumpliendo la normativa vigente por la pandemia de Covid-19. Además, el lugar se encontraba violando una clausura vigente.

Ante esta situación se notificó a los presentes para que descongestionen el comercio, mientras que el encargado fue detenido por instrucción de la Fiscalía Penal, Contravencional y de Faltas a cargo del Dr. Kesller. La AGC, en tanto, clausuró el lugar y se secuestraron los equipos de música.

Finalmente, en el marco de los distintos operativos dispuestos, también se clausuró un bar ubicado en O’higgins al 3500, en Núñez, por exceso de aforo y por no respetar los protocolos sanitarios y de distanciamiento social.