“El paro es de los 8.000 trabajadores por un plan de ajuste de Larreta y Santilli», dijo Pablo Moyano.

El paro arrancó este martes a la mañana. “Lo venimos denunciando con algunas notas al Gobierno de la Ciudad y vienen presionando hace tiempo para quitarle los feriados a los trabajadores y eso implica $20.000. Tampoco se abonó el bono de $25 mil a los 500 trabajadores que están aislados por razones de salud por el tema de Covid-19”, manifestó el secretario adjunto del gremio de Camioneros, Pablo Moyano en diálogo con el programa oficialista El Destape Radio, al referirse al paro que arrancó ayer.

El paro en la recolección de basura en la Ciudad de Buenos Aires empezó a las 6 de la mañana del martes y “se mantiene hasta que se pague el bono y el Gobierno de la Ciudad deje de insistir en el plan de ajuste”.

La medida de fuerza es «por un plan de ajuste» mediante el que «se les recorta a los trabajadores $20.000 de sueldo por mes» que consisten en el pago de feriados.

Moyano destacó que “el reclamo legítimo es el pago del bono de la totalidad de los trabajadores y que se deje de insistir en bajarle el sueldo a los trabajadores”.

A su vez, expresó que tomaron esta medida por “la tensión constante que está ejerciendo el Gobierno de la Ciudad sobre las seis empresas que prestan servicio”.

En cuanto a los alcances de la medida, el referente camionero explicó que “el paro es de los 8.000 trabajadores” y puntualizó que “hay un plan de ajuste de (Horacio Rodríguez) Larreta y (Diego) Santilli, quienes son los que presionan a las empresas de recolección y que quieren modificar el sistema en la Ciudad y quitarle $20 mil por mes a los trabajadores”.

“Los trabajadores trabajaron durante toda la pandemia y los quieren premiar con una baja en el sueldo”, remarcó y exhortó a las autoridades de la Ciudad tiene a “bajar la soberbia y reunirse con los dirigentes”.

No se entiende el reclamo de Moyano al Gobierno de la Ciudad, ya que los trabajadores que dice defender son empleados de empresas privadas que pagan sus salarios. Alguien debería asesorarlo para que se explique mejor, más allá de la legitimidad que puedan tener sus reclamos.