La legislatura aprobó dos normas: una, autoriza concesionar parcelas a título oneroso o gratuito, y otra ley crea el Ente Regulador de ese espacio para el desarrollo científico y tecnológico.

La Legislatura porteña autorizó al Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires a otorgar concesiones gratuitas u onerosas de parcelas en el futuro Parque de la Innovación, destinadas a edificios e instalaciones de instituciones públicas y privadas, universidades, organismos y empresas que se dedicarán a la investigación y el desarrollo científico – tecnológico.

La lista de posibles concesionarios de espacios incluye la UBA, la UTN, institutos terciarios, el SENASA, INTA, CONICET, INVAP, CEAMSE, las comisiones nacionales de desarrollo espacial y atómico, ministerios, etcétera.

El Parque de la Innovación está siendo emplazado en un amplio predio de más de 12 manzanas de superficie, donde aún funciona el histórico Tiro Federal Argentino, en el Barrio Nuñez, Comuna 13, que será mudado a un predio de similares dimensiones en la zona ribereña del mismo barrio.

Según lo proyectado, se harían 5 plazas que sumarán más de 6 hectáreas y se prevé construir unos 330.000 metros cuadrados de edificación, incluidos el edificio del EPI y otra veintena de construcciones que se dividirán en sectores para la inversión privada, los organismos, institutos educativos, un área residencial y espacios de usos mixtos. En total, unas 12 manzanas de suelo.

El PI estará delimitado por la avenida Udaondo, una calle perpendicular que se abrirá como continuación de la calle Bavio, hasta el límite con el CENARD, sobre cuya línea limítrofe se creará otra nueva arteria paralela a Udaondo que llegará hasta la delimitación Noreste del terreno, que es el curso de la colectora de avenida Lugones.

Ente Regulador no Estatal

La ley define la organización, funciones, facultades y recursos del EPI, que en los primeros 8 años recibirá aportes del Tesoro de la Ciudad, pero que deberá organizar y generas sus propios recursos, por alquileres, aranceles, donaciones, legaciones, subsidios, créditos u otras fuentes de financiación y recaudación.

Dicho Ente tendrá como autoridad máxima una Asamblea de Representantes integrada por 4 delegados del gobierno, 1 por las entidades públicas, 2 en representación de privados y 2 por locatarios. La presidencia de la Asamblea será definida por el Jefe de Gobierno de la CABA. A su vez, un Directorio Ejecutivo (designado por la Asamblea) ejercerá la administración del Parque y una Sindicatura tendrá las atribuciones de contralor.

La ley habilita a otorgar a la UBA una concesión gratuita por hasta 100 años; a la UTN, por 50 años y autoriza a otros institutos educativos a concursar para recibir similares beneficios. Las empresas u organismos concesionarios pagarán cánones a fijar por el EPI, con ajustes semestrales. Unos y otros deberán hacerse cargo de la ejecución de su proyecto, los costos, el pago de impuestos y otras responsabilidades inherentes.

El procedimiento de selección de las entidades beneficiarias de las concesiones se realizará mediante Concurso de proyectos integrales, de carácter nacional, en el cual constará el carácter gratuito u oneroso de la concesión a ser otorgada y el fundamento para el criterio adoptado.

Debate y Votación

Los diputados de Vamos Juntos Daniel Presti (jefe de bloque) Hernán Reyes y Paula Villalba (Presidenta de Presupuesto) defendieron en el recinto las dos iniciativas oficiales y explicaron sus alcances y propósitos.

María Rosa Muiños, del Bloque Peronista, criticó la falta de tratamiento en comisiones, la insuficiente información por parte del gobierno, la ausencia de estudios técnicos y la conformación del organismo regulador del Parque, no obstante lo cual calificó de “muy importante” al asunto en debate.

Mariano Recalde, presidente de la bancada Unidad Ciudadana, fustigó la “venta de tierras públicas para llevar adelante negocios inmobiliarios de los amigos” y señaló que los gobiernos del PRO en la Ciudad “ya llevan privatizadas unas 140 hectáreas de tierra por distintos mecanismos”.

Roy Cortina, del Partido Socialista, manifestó su sorpresa por la oposición de los legisladores justicialistas a la creación de un polo para el desarrollo tecnológico impulsado desde el Estado, con representación mayoritaria del sector público y la presencia de la prestigiosa Universidad de Buenos Aires. También replicó a Recalde que gran parte de la venta de tierras fue por acuerdos con “el gobierno de la ex Presidenta que era de su partido”.

La ley de concesión de espacios en el Parque de la Innovación se aprobó con 43 votos positivos de VJ, Evolución y PS; 4 negativos de la izquierda y 11 abstenciones de UC y BP.

La ley del Ente Parque de la Innovación (EPI) se sancionó con 41 votos positivos de VJ, Evolución y PS y 17 votos negativos del resto de los presentes.