El Jefe de Gobierno viajó a Washington y mantiene bajo perfil, en tanto su comando de campaña se enfoca en el sur.

Aunque hay encuestas que acortan la distancia entre Matías Lammens y Horacio Rodríguez Larreta y apuntan a un balotaje en la Ciudad, en el equipo del actual Jefe de Gobierno siguen confiados. Consideran positivos el apoyo de José Luis Espert y los cortes de calle -y las protestas en shoppings- de las últimas semanas. Y le restan importancia al fenómeno #SiVosQuerés: “¿De verdad creen que con una canción van a dar vuelta una elección?”.

“¡Es espectacular! La gente se pone loca cuando le toman un shopping o le dicen que van a tomar los campos”, se entusiasmó uno de los responsables de la campaña de Rodríguez Larreta, que sostiene que las declaraciones de Juan Grabois y las protestas impulsadas desde la CTEP y otras agrupaciones son funcionales para “ensanchar” la grieta.

Así lo afirmaron desde el equipo del mandamás porteño y se filtró a la prensa: “Si lo hubiera pensado Horacio no le salía tan bien. Están mostrando que no son la moderación que decían ser, son esto que muestran”, afirmó otro referente. Sobre el flashmob que se volvió masivo y ya cruzó las fronteras porteñas, en torno a Rodríguez Larreta parecen no preocuparse. “Más allá de que la canción está buena, es un mensaje negativo, y sólo llega a los convencidos”, evaluaron en el edificio gubernamental de Parque Patricios. “¿De verdad creen que con una canción van a dar vuelta una elección? Está bien para generar una épica, pero la tienen demasiado difícil”, agregó otro integrante del equipo de Rodríguez Larreta.

En tanto, el Jefe de Gobierno mantiene el bajo perfil pese a que ya se lanzó oficialmente la campaña. Con escasas manifestaciones en las redes sociales -su último tuit fue el 11 de septiembre-, por estas horas Rodríguez Larreta está en Washington, en un encuentro con la alcaldesa demócrata de esa ciudad, Muriel Bowser.

En territorio porteño, su campaña sigue focalizada en el sur. Especialmente, en las comunas 4, 8 y 9. Allí el Vicejefe Diego Santilli -al frente de la misión de recuperar la zona más austral de la Ciudad- ordenó un clásico trabajo territorial peronista: bajadas al territorio con la militancia, reuniones con referentes y la orden de apelar al corte de boleta donde lo requiera. También reforzó el trabajo en los complejos del Sur, desde Piedrabuena hasta Lugano 1 y 2.

Del equipo forman parte los legisladores Agustín Forchieri y Claudio Romero, los funcionarios Maximiliano Corach y Carlos Pedrini, el dirigente peronista Roberto Quattromano (cercano a Cristian Ritondo) y el larretista Néstor “El Turco” Abbas, entre otros. “Es peronismo explícito lo nuestro”, se ríe uno de los integrantes de la mesa.