El Presidente Mauricio Macri inició el plan de 30 actos en 30 ciudades y quedó claro que busca reencontrarse con la clase media que no lo votó: “Viene el alivio en el bolsillo a fin de mes”, dijo, sin rodeos.

El Presidente le habló a los porteños, su primer electorado, y apeló a una política más tradicional: “Ahora viene el crecimiento, viene el trabajo”, prometió, justo a un mes de una elección que podría dejarlo sin reelección. “Se puede dar vuelta”, dijo en alusión al resultado adverso de las primarias.

Fue un acto con miles de personas, que tuvo como tribuna a las Barrancas de Belgrano. En el Gobierno buscaron dar un mensaje de cercanía. El Presidente se subió al tren Mitre en la estación Olivos -la más cercana a la quinta presidencial- y viajó unos 20 minutos hasta la estación Belgrano C.

Al bajar, Macri caminó por una pasarela formada por un escudo humano de voluntarios del PRO hasta un acoplado, que hizo a la vez de escenario. Dio su discurso desde arriba del trailer y luego caminó saludando a los seguidores que se acercaron con banderas argentinas.

“Sé que el último año y medio fue muy difícil y que la clase media fue la que hizo el mayor esfuerzo. Los escuché, tomé nota. Ahora viene el crecimiento, viene el trabajo y viene el alivio en el bolsillo a fin de mes porque todos los necesitamos. Quiero decirle que el esfuerzo no fue en vano, porque comenzamos a resolver problemas de hace 70 años”, aseveró Macri.

Se espera que el Presidente haga, día a día, sus promesas de campaña. En sus últimos tiros para arañar un ballotaje, apuntará a aliviar la carga impositiva y a hablar del empleo, con un mensaje dirigido a industriales, pymes y cuentapropistas.

El parque de las Barrancas de Belgrano estuvo colmado de personas que se acercaron convocadas por el oficialismo a través de las redes. “División de poderes”, “Por la República”, “Los valores no se negocian”, señalaron las pancartas que trajeron los seguidores. El Gobierno también movilizó a sus filas. Un grupo de unos 500 jóvenes del PRO se acercó para arengar con una batucada en una forma para despertar la mística en un acto que por momentos tuvo aires de peronismo.

Por la pasarela que se formó frente al trailer pasaron a saludar el Jefe de Gabinete, Marcos Peña, el candidato a Vicepresidente, Miguel Pichetto, la diputada Elisa Carrió y la Ministra Patricia Bullrich, entre otros funcionarios.

“Se puede dar vuelta esta elección. Los necesito más apasionados que nunca para salir a convencer a cada amigo”, arengó Macri a sus seguidores. El público respondía con cánticos: “No vuelven más”, “la damos vuelta”, “para Mauricio queremos la reelección”, fueron las frases que se entonaron más fuerte. El acto transcurrió en paz y sin sobresaltos. Sólo algunos adultos mayores se quejaron por los empujones.

Carrió y Pichetto fueron los primeros oradores. En el Gobierno definieron que las dos figuras más incontenibles del arco oficialista tomaran el micrófono como un gesto de agradecimiento por las giras de campaña que hicieron por las provincias. “El día del búnker trágico yo era la única que estaba segura de que vamos a ganar en octubre, porque ustedes estaban dormidos”, dijo la líder de la Coalición Cívica. “La libertad se gana con trabajo y con dolor. La lucha en la adversidad es el goce mayor para el espíritu de Dios”, dijo la legisladora.

Pichetto, fiel a su estilo, cruzó duro al kirchnerismo. “Convocamos a los argentinos que analicen lo que está diciendo los candidatos del Frente de Todos, personas que están muy cerca de Cristina y Alberto. (Raúl) Zaffaroni viene planteando la reforma de la Constitución. Hay personas que vienen hablando de la reforma agraria”, dijo en alusión al líder de la CTEP, Juan Grabois. El candidato permite el doble juego en el oficialismo: mientras Macri llama a la no agresión, su compañero de fórmula da el discurso más belicoso.

En el corazón de Belgrano, el Jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, habló de la gestión en la Ciudad. “Esta obra del viaducto es un ejemplo de lo que se puede. Acá abajo hay otra obra para que la Ciudad no se inunde. Las dos las empezó Mauricio como Jefe de Gobierno”, dijo el funcionario, que intentará reelegir en primera vuelta.

Fue Rodríguez Larreta quien presentó a Macri, que comenzó a hablar a las 18.10. “Empieza octubre de 2019. A los más jóvenes les quiero decir que en unos años sus hijos le van a preguntar dónde estaban y les vamos a contestar ‘Estábamos haciendo patria’”, cerró el Presidente.

Acompañado por su esposa Juliana Awada, levantó un cartel con la consigna “Si Se Puede” y se subió a una tarima para hacerse más visible. Se retiró en un auto oficial, saludando por encima del techo corredizo. Siempre estuvo custodiado, por agentes que buscaron no copar la foto.