El Jefe de Gobierno porteño Horacio Rodríguez Larreta aseguró que significa “un paso más en la transformación de la Ciudad”.

A partir del pasado martes, la calle Olleros volvió a ser una alternativa para quienes cruzan hacia el lago de Regatas o la avenida Figueroa Alcorta: el Jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, la habilitó al tránsito y con esta son ocho las barreras eliminadas gracias al Viaducto Mitre, la obra que elevó 3,9 kilómetros la traza del Ferrocarril Mitre ramal Tigre.

“Con todo esto se liberó el cruce de esta zona de Belgrano. En una barrera como ésta podías pasar hasta 20 minutos esperando”, explicó el Jefe de Gobierno, acompañado por el Vicejefe, Diego Santilli; el Ministro de Desarrollo Urbano y Transporte, Franco Moccia; el Secretario de Transporte, Juan José Méndez, y el presidente de Autopistas Urbanas (AUSA), Carlos Frugoni.

Rodríguez Larreta destacó además que “con esto la gente gana tiempo libre” y “le da más seguridad también, junto con la estación Lisandro de la Torre, que vamos a abrir la semana que viene”.

En tanto, el ministro Moccia dijo que el Viaducto Mitre es algo histórico” ya que “hace casi 100 años que no se levantaba el tren como hicimos en esta obra”.

El resto de las barreras eliminadas son La Pampa, Sucre, Juramento, Mendoza, Olazábal, Blanco Encalada y Monroe. Al mismo tiempo, se abrieron cuatro calles: Echeverría, Roosevelt, Virrey del Pino y José Hernández.

Las obras del Viaducto Mitre, en las que participaron 1.195 empleados, les permiten a los automovilistas ahorrar entre 18 y 24 minutos de viaje y les asegura una mayor fluidez, movilidad y seguridad.

De este modo, los vehículos consumen menos energía y emiten 2.250 toneladas menos de gases contaminantes y ruidos al año. Al mismo tiempo, promueve la seguridad vial de todos los vecinos, aumenta la seguridad operativa del ferrocarril disminuyendo la cantidad de accidentes en los pasos a nivel y favorece la integración barrial con la apertura de calles.

Así, 2.760.000 usuarios mensuales del Ferrocarril Mitre se ven beneficiados a lo largo de su trayecto, al igual que los 30.000 usuarios de colectivos y 70.000 automovilistas. Además, los 223.772 vecinos de la Comuna 13 y los 230.062 de la 14 también disfrutan de estos cambios en la Ciudad.

También se crearon nuevos espacios públicos en la traza aledaña y bajo el viaducto, se construyeron las estaciones elevadas Belgrano C y Lisandro de la Torre (por inaugurarse), y se generaron más de nueve hectáreas de nuevo suelo urbano.

La construcción del viaducto se hizo a través del montaje de dovelas (estructuras de hormigón que forman parte del tablero sobre el cual se montaron las vías del tren). Este procedimiento se llevó a cabo con la técnica de lanzadera de vigas, una innovadora maquinaria de 220 toneladas que permitió levantar las vigas y dovelas que conforman el viaducto, desplazarlas horizontalmente y colocarlas en su posición definitiva sin necesidad de utilizar grúas.