Desde el 2009 los CPI brindan atención, estimulación y cuidados a niños y niñas de 45 días a 3 años en situación de vulnerabilidad social. Actualmente, la Ciudad cuenta con 76 centros a los que asisten 11.000 chicos.

Con una evaluación del programa y paneles de debate se llevó a cabo el acto de conmemoración de los 10 años de la apertura del Programa de Centros de Primera Infancia -CPI-, espacios creados para garantizar el crecimiento y desarrollo saludable de los niños de 45 días a 3 años de edad en situación de vulnerabilidad social.

La Ministra de Desarrollo Humano y Hábitat, Guadalupe Tagliaferri, realizó la apertura del evento y resaltó que el programa de CPI es de las políticas públicas más importantes que tiene el Estado ya que sirve para corromper el círculo de pobreza y desigualdad desde los primeros años de vida. “Poder medir el impacto positivo de los centros es altamente gratificante, gracias al trabajo de UNICEF y organizaciones civiles fue posible”, destacó la funcionaria.

Por su parte, la representante de UNICEF en Argentina, Dra. Luisa Brumana, afirmó que “la primera infancia es clave en el desarrollo de las personas y los desafíos que se presentan requieren de un abordaje importante. El primer objetivo fue medir si el impacto del programa sobre el desarrollo de los niños fue adecuado, y a partir de los resultados y lecciones aprendidas continuar para mejorar2, explicó.

El evento se realizó en el Salón San Martín del Palacio Legislativo y participaron autoridades y empleados de los CPI y público en general.

Una década

Los Centros de Primera Infancia -CPI– son espacios creados para garantizar el crecimiento y desarrollo saludable de los niños de 45 días a 3 años de edad en situación de vulnerabilidad social.

Algunos de sus objetivos principales son brindar los elementos básicos para la satisfacción de las necesidades fisiológicas, afectivas, psicomotrices, de juego, recreación y socialización para el sano desarrollo de los niños y su entorno, crear un espacio propicio para la estimulación temprana con niños de 45 días a 2 años inclusive, y brindar contención y asistencia a las familias para felicitar el proceso de crianza y desarrollo de los niños, creando condiciones de participación activa que fortalezcan los vínculos intrafamiliares.

La primera infancia es una etapa fundamental y única para favorecer el desarrollo integral proporcionando un espacio de igualdad de oportunidades. El desarrollo integral comprende a la niñez no solo en la potencialidad de sus competencias y habilidades, sino como sujetos de derechos.

A través de un equipo técnico, formado por profesionales del trabajo social, la psicomotricidad y la psicopedagogía, los CPI brindan herramientas de carácter diferencial y multidisciplinario llevando a cabo actividades grupales e inclusivas para fortalecer el desarrollo psicomotriz, proponiendo así un aprendizaje mutuo de los saberes con las familias.