Fue el resultado de dos allanamientos simultáneos realizados en un local del Barrio de La Paternal y un depósito del Barrio de Villa Crespo, ambos en nuestra Comuna 15.

Las piezas eran vendidas al público como nuevas. El pasado mes de enero la Fiscalía Penal Contravencional y de Faltas Nº 8 a cargo del Dr. Vence encomendó a la Policía de la Ciudad investigar la procedencia de las autopartes vendidas por un negocio del Barrio de La Paternal, por una posible infracción a la Ley Nacional de Comercialización de Repuestos Usados Automotores N° 25.761.

Las tareas investigativas llevadas a cabo por la División Sustracción de Automotores rápidamente revelaron la existencia de un depósito clandestino en el Barrio de Villa Crespo, en donde se acopiaban aproximadamente 8.000 autopartes, muchas de ellas posiblemente provenientes del robo y desarme de automóviles y camionetas, que luego eran publicadas en Internet y vendidas enmarcadas como nuevas en el local ubicado en el polo comercial de la avenida Warnes.

A la luz de las pruebas obtenidas la fiscalía solicitó al juzgado las correspondientes órdenes de allanamiento, las cuales fueron cumplimentadas simultáneamente en la calle Sunchales al 600 y Fragata Sarmiento al 2400 por la División Sustracción de Automotores de la Policía de la Ciudad, con colaboración de personal de la Subsecretaría de Seguridad Ciudadana, Programa de Lucha Contra la Venta Ilegal de Autopartes. El saldo de los operativos arrojó un lote de aproximadamente 1.250 autopartes secuestradas, conformado en su mayoría por repuestos de carrocería, como puertas -más de 300-, 35 capots, 75 portones traseros y tapas de baúl, 92 guardabarros y 37 paragolpes. Muchas de estas piezas estaban identificadas con el grabado de autopartes obligatorio RVA o se lo habían limado intencionalmente.

Al ingresar los datos al sistema surgió que en varios casos pertenecían a rodados con pedido de secuestro por robo. Además fueron incautados 90 espejos, 95 ópticas y faros traseros, 70 tableros de instrumentos, 41 radiadores, 20 volantes con airbag, 20 butacas, neumáticos, llantas y aproximadamente 80 repuestos de motor como cajas de dirección, burros de arranque, partes de suspensión, compresores de aire acondicionado, alternadores, y otros 500 despieces menores.

También fue hallada una importante cantidad de herramientas, entre las que se destacan un pico de corte de metal con manguera, dos manómetros, un tanque de oxígeno y una garrafa autógena, todos elementos utilizados para cortar y reducir vehículos robados.