Por la construcción del Viaducto del ferrocarril San Martín, cortarán las avenidas Dorrego y Corrientes por 60 días.

Por el avance de las obras para construir el viaducto del ferrocarril San Martín, por varias semanas habrá cortes en los barrios de Villa Crespo y Chacarita. El jueves 31 de enero quedó cerrada la avenida Dorrego a la altura de la vía. Y el viernes 1º de febrero fue el turno de la avenida Corrientes.

El corte en Dorrego fue entre Muñecas/Iturri y Rodney y, según el Gobierno de la Ciudad, durará hasta el 28 de febrero. Por su parte, Corrientes quedó cortada entre Dorrego y Humboldt, desde el viernes y por aproximadamente 60 días.

En el caso de la interrupción de Dorrego, los desvíos serán los siguientes:

Para el tránsito de Norte a Sur, por Guzmán, Concepción Arenal y Caldas, para retomar Dorrego.

De Sur a Norte, por Martínez Rosas, Humboldt y Juan Ramírez de Velazco hasta volver a la avenida.

Los peatones deberán ir por Iturri, Leiva, Rodney y Dorrego.

Línea 42 de colectivos: de Norte a Sur, por Dorrego, Guzmán, Concepción Arenal, Caldas, su ruta.

Las líneas 42, 65, 71y 76; de Sur a Norte, por Muñecas, Dorrego, Warnes, Jorge Newbery, su ruta.

En tanto, los desvíos en el caso del cierre de Corrientes serán por:

Para el tránsito liviano, por Jorge Newbery, Warnes, Corrientes, Concepción Arenal.

Desde el sur, por Juan B. Justo y Serrano.

Peatones, por Dorrego, Darwin, Humboldt y Corrientes.

Líneas de colectivo afectadas: 19, 71, 76 y 127, los desvíos serán por Dorrego, Vera, Darwin, Corrientes.

La calle Caldas entre Jorge Newbery y Concepción Arenal cambiará su sentido de circulación de norte a sur.

Algunos vecinos no tardaron en mostrar su indignación en las redes sociales. Luis Cúneo, ex comunero kirchnerista y con clara intencionalidad militante, declaró a la prensa que “a los cortes de energía eléctrica, sumado a los tarifazos, ahora se agregan estos cortes no coordinados de las avenidas Corrientes y Dorrego. El Gobierno de la Ciudad sabe que se colapsará la zona, pero pareciera no importarle, es comprensible el malhumor de la gente”.

Camila Rodríguez, de la Junta Comunal 15 por Unidad Ciudadana expresó que “El Gobierno de Larreta decide en escritorios, sin conocer los barrios y por supuesto sin consultar a los vecinos medidas que le van a complicar la vida a miles de habitantes de la ciudad. Decisiones inconsultas y sin justificación técnica como los cambios viales que pretenden realizar en la Cueva de Chacarita sólo van a aumentar la inseguridad ciudadana y vial”.

“Además de atentar contra las identidades barriales y crear un sin fin de problemas cotidianos de movilidad para vecinos que hasta hoy vivían en un barrio calmo donde los chicos juegan en la vereda y la gente todavía sale a tomar mate. El Gobierno porteño siempre se presenta cerrado al dialogo y con los hechos consumados, no sólo desprecia por completo la legitimidad de los comuneros, la participación de los vecinos en la toma de decisiones que afectan a su vida, sino que desconoce principios básicos de la planificación urbana y por lo tanto es incapaz de anticipar ningún conflicto social. Ni siquiera las autoridades comunales que responden a Cambiemos tienen interés en interceder ante el Gobierno para cuidar a los vecinos y al menos escuchar qué tienen para decir”, concluye Rodríguez.

La militante kirchnerista olvida que desde 2006 en adelante, el oficialismo que ella critica de manera simplona y rampante, ganó todas las elecciones. Por otro lado a Rodríguez Larreta podrán formulársele diversas críticas, pero que no conoce los barrios es una burla a nuestra inteligencia y de la de nuestros Lectores.