El proyecto fue ideado para fortalecer, reconocer y garantizar el derecho de la mujer a una vida libre de violencia de género en el ámbito laboral.

La Legislatura aprobó por unanimidad un proyecto de ley que tiene como objeto la prevención, tratamiento y erradicación de la violencia de género en el ámbito laboral de todas las dependencias de la Administración Pública del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, poniendo en valor y en resguardo la participación y permanencia de las mujeres en sus ámbitos de trabajo.

Se estipuló que cada órgano de la Administración Central y los entes descentralizados del Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires deberán elaborar un Protocolo de Actuación respetando los lineamientos generales de fortalecer, reconocer y garantizar los derechos de las mujeres y diversidades sexuales a una vida libre de violencias en el ámbito laboral; garantizar un ambiente libre de violencia contra las mujeres y diversidades sexuales; eliminar prácticas de discriminación, hostigamiento y violencia laboral; establecer criterios para la intervención y el seguimiento de situaciones de violencia de género o discriminación en razón de sexo en el ámbito laboral; generar ámbitos de confianza y seguridad para que las personas afectadas puedan exponer su situación, y llevar adelante el registro, monitoreo y evaluación de las medidas que se adopten en los marcos de cada protocolo, entre otras acciones.

Además, el Poder Ejecutivo creará la Oficina de Asesoramiento sobre Violencia de Género en el Ámbito Laboral. La misma estará integrada por especialistas en género, violencia contra las mujeres y diversidades sexuales en representación de la Subsecretaria de Gestión de Recursos Humanos del Ministerio de Hacienda, Subsecretaría de Trabajo, Comercio y Empleo y de la Dirección General de la Mujer o de los organismos que en el futuro los reemplacen.

“Para lograr la eliminación de la violencia de género y consolidar la igualdad real de oportunidades entre las personas, es necesario reconocer que este tipo de violencia constituye una práctica social cuyo sustento es la discriminación y la construcción de relaciones de subordinación. El Estado y todas sus unidades tienen la responsabilidad de desarrollar los mecanismos necesarios para prevenir, implementar políticas públicas para concientizar y erradicar la violencia de género que tiene su expresión más extrema en el alto número de femicidios registrados en nuestro país”, sostienen los fundamentos del proyecto presentado por el Consejo Económico y Social de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.