La cooperativa de alimentos funciona en ese edificio desde hace más de tres años, cuando el dueño los abandonó y los trabajadores decidieron recuperar la fábrica.

Un fallo judicial suspendió la subasta del inmueble donde funciona la empresa recuperada desde hace ya más de tres años cuando los trabajadores decidieron ponerla a producir y se constituyeron en cooperativa. El remate había sido dispuesto para el martes pasado por el Juzgado Nacional en lo Civil Nº 51, a cargo de Silvia Tanzi.

La jueza Valeria Pérez Casado, a cargo del Juzgado Comercial Nº 18, ordenó la suspensión del remate en forma definitiva, en abril lo había hecho de forma temporal.

En 2015 los trabajadores se constituyeron en cooperativa de trabajo, consiguieron la habilitación para producir alimentos, mantuvieron al día el pago a los proveedores y los servicios a pesar de los aumentos sucesivos de las tarifas.

El inmueble está ubicado en Girardot 345, en el barrio de Chacarita en nuestra Comuna 15. La cooperativa produce pastas, tapas de empanadas y tartas, prepizzas y otros productos alimenticios.

“Consideramos que si se realiza el remate se pone en peligro las fuentes laborales y la continuidad del trabajo autogestionado que venimos realizando desde hace tres años. Hoy somos 55 asociados a la Cooperativa de Trabajo y nuestros ingresos familiares dependen de su continuidad, señalaron los trabajadores en declaraciones periodísti