En el encuentro entre funcionarios se planteó como ir disminuyendo la violencia y el crimen en las canchas de fútbol, para que en un futuro se los pueda erradicar.

“Fútbol sin violencia” se realizó en la Legislatura de la Ciudad con las disertaciones de funcionarios de la Nación, la Ciudad y la Provincia. El legislador Claudio Cingolani (Vamos Juntos) organizó el encuentro en el Salón Montevideo para exponer sobre “las políticas públicas que pretenden eliminar la violencia en el fútbol”.

Cingolani planteó que el objetivo es “disfrutar de lo más preciado, que da alegría al pueblo”, ya que el fútbol “se vive en el barrio, en la familia”. Repudió expresiones habituales que se dan en las canchas entre hinchadas como por ejemplo que “para que un equipo sea mejor que otro, tiene que fornicarlo”, cuestiones que “se alejan de la sana competencia deportiva”. Por eso pidió “volver a las fuentes”, erradicar a los delincuentes de las canchas e “impulsar la creación de la fiscalía especializada en combatir la violencia en los espectáculos deportivos”.

Guillermo Madero, Director Nacional de Seguridad en Espectáculos Futbolísticos, dijo que tiene el mandato del Presidente de la Nación Mauricio Macri para “terminar con la violencia en el fútbol”. Estimó que el problema está en las barras bravas y el crimen y también en la organización del fútbol, donde están involucrados dirigentes y tradiciones socioculturales.

El funcionario nacional estimó que a largo plazo debe lograrse “el cambio cultural”, donde se deje de “creer que el rival es el enemigo”. El programa Tribuna Segura apunta a mediano plazo a una reforma normativa para que se incluya en el nuevo proyecto del Código Penal, “la tipificación del barra”, que en su momento gozaban de “impunidad, que les dieron los contactos políticos, judiciales y policiales”.

También elogió la restricción de concurrencia con el desarrollo de la nueva base de datos que se nutre con todo el país y que está integrada por “personas que tienen un hecho judicial vinculado al fútbol” o aquellos que están prófugos de la justicia. Afirmó que las “Tribunas Seguras” se aplican en veinte partidos semanales y ya han sido más de cinco millones las personas controladas.

Juan Manuel Lugones, Secretario de la Agencia de Prevención de Violencia en el Deporte de la provincia de Buenos Aires, destacó que hay grandes dirigentes barras bravas “presos” o con “prohibición de concurrencia” como el de Independiente, Banfield, Temperley, Estudiantes de La Plata, Gimnasia y Esgrima, entre otros. Lugones resaltó que “cuando el barra brava deja de estar vuelve la familia a la cancha”. También contó como un logro que en “la Copa Argentina se juega casi siempre en la provincia y con las dos hinchadas” de los equipos que se enfrentan. Destacó que hoy los delincuentes “están fuera de los estadios y no llegaron al Mundial de Rusia 2018”.

Waldo Wolff, Diputado de la Nación, contó “mi experiencia, ya que “fui arquero hasta los 29 años en la B Nacional y Vicepresidente de la Federación Argentina de Centros Comunitarios Macabeos”. Afirmó que “el fútbol es parte de nuestra vida cotidiana” y afirmó que “la demonización del otro es algo fachistoide” como se da en las canchas.

Las exposiciones fueron moderadas por el periodista Hernán Poggi, que afirmó que es “una deuda que el fútbol se abra para el público visitante”. Durante el acto estuvieron presentes los diputados Daniel Del Sol, Mercedes De Las Casas, Diego Marías y Ariel Álvarez Palma (todos del bloque Vamos Juntos).