El DNU fija pautas sobre construcciones urbanas hasta que se apruebe el Código Urbanístico que se está tratando en la Legislatura.

El Cuerpo Parlamentario de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires aprobó en segunda lectura la vigencia del Decreto de Necesidad y Urgencia -DNU- N° 1 del corriente año firmado por el Jefe de Gobierno, Horacio Rodríguez Larreta y refrendado por todos sus ministros. Se trata de disposiciones transitorias referidas a permisos de obras y planeamiento urbano durante el lapso en que la Legislatura se encuentra analizando el nuevo Código de Urbanismo y hasta tanto sea sancionado como ley.

El asunto obtuvo aprobación inicial el pasado 19 de abril y el 19 de junio último se realizó la correspondiente Audiencia Pública, cumpliéndose así lo establecido por los artículos 89° y 90° de la Constitución de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

Se trata del DNU Nº 1/2018, del 4 de abril de 2018, donde se establece que “los trámites para solicitar permisos de obras nuevas o ampliación iniciados ante la Dirección General de Registro de Obras y Catastro, con anterioridad a la fecha de publicación del presente Decreto, continuarán su tramitación conforme la reglamentación vigente a la fecha”.

También decreta “suspender por 180 días los trámites de las solicitudes de permisos de obra nueva o ampliación que soliciten edificios de perímetro libre regulados en los parágrafos 4.3 del Código de Planeamiento Urbano y cuya altura entre en contradicción con los parámetros en discusión en el Proyecto de Código Urbanístico”.

Esta suspensión -se aclara- “no alcanza a las tramitaciones de permisos de obra nueva o ampliación, que a la fecha de su publicación tuviesen otorgada la factibilidad del proyecto de obra, mediante acto administrativo dictado por la Dirección General de Interpretación Urbanística”.

Diego Marías

El dictamen de mayoría de la Comisión de Asuntos Constitucionales que preside el diputado Diego Marías (Vamos Juntos) y en el recinto fue miembro informante, consideró que “resulta razonable y necesario adoptar medidas de carácter extraordinario que eviten que durante el trámite de eventual sanción del proyecto de Código Urbanístico, se presenten situaciones que se contrapongan con el objetivo del proyecto en cuestión, en particular en materia de las alturas permitidas en edificaciones de perímetro libre, así como situaciones de asimetría o especulación que deriven en efectos contradictorios”.

En minoría, Unidad Ciudadana firmó un despacho que proponía rechazar el DNU, alegando falta de fundamentación suficiente ya que -argumentaron- “el Poder Ejecutivo no puede, bajo pena de nulidad, emitir disposiciones de carácter legislativo, máxime cuando la Legislatura está en período de sesiones ordinarias”.

La votación ratificó el DNU por 41 votos positivos de Vamos Juntos, Partido Socialista, SUMA+, GEN, MC y 15 votos en contra de Unidad Ciudadana, Bloque Peronista, Frente de Izquierda y los Trabajadores y Autodeterminación y Libertad.