Los ejemplares eran vendidos hasta en $8.000. Estaban en muy mal estado de salud en un espacio reducido y no apto para su crianza.

Efectivos de la Policía de la Ciudad allanaron una vivienda ubicada en Thames al 100 y rescataron a los animales que vivían hacinados en un departamento del tercer piso que se encontraba en pésimo estado de abandono y suciedad.

El operativo se realizó gracias a la denuncia de los vecinos que alertaron a la Unidad Fiscal Especializada en Maltrato Animal de que de un inmueble de Villa Crespo, en nuestra Comuna 15, salían “fuertes olores” y “ruidos molestos”.

Tras las reiteradas denuncias, el Juzgado en lo Penal, Contravencional y de Faltas N° 15, a cargo de Gustavo Letner, ordenó allanar el lugar en el que encontraron a 49 gatos “en mal estado de salubridad con hacinamiento y maltrato, que luego se comercializaban ilegalmente por internet”, informaron desde la fuerza.

Los felinos eran ofrecidos a la venta a través de una aplicación online y los precios llegaban hasta los $8.000, ya que los promocionaban como “los Gatos de la Suerte” alegando que eran de una raza tailandesa.

Cuando la policía y los veterinarios llegaron al lugar, la mujer que explotaba el “negocio” intentó resistirse a que se le quitaran los gatos argumentando que la mayoría ya estaban vendidos” y que los tenía que entregar.

La criadora los vendía por internet mintiendo que eran de raza Siamés y Khao Manee, pero los veterinarios afirmaron que no pertenecían a esa raza originaria de Tailandia, donde la tradición los considera “portadores de la buena suerte”.

El estado de salud de los animales fue constatado por los veterinarios de la Agencia de Protección Ambiental del Área Mascotas, que participaron del operativo, junto al personal de la Policía y la División Canes de la Policía de la Ciudad.

En 2017 se había constatado que la misma mujer vivía con más de 20 gatos y se la había intimado para que los diera en adopción y redujera la población felina. Sin embargo no lo hizo y el avance de la investigación comprobó que se utilizó el inmueble como un criadero ilegal.

El juzgado ordenó el traslado de todos los animales a las ONG “Sarmiento Fundación de Gatitos”, “Campito Felino” y “Organización Bicho Feliz” para que sean evaluados, vacunados, desparasitados y tengan atención veterinaria.

Asimismo, la mujer fue imputada por maltrato animal.