Acompañaban a Margarita Barrientos el Ministro del Interior Rogelio Frigerio y funcionarios del Gobierno porteño.

El escenario en el que estaban el Ministro del Interior, Rogelio Frigerio y funcionarios del Gobierno porteño, mientras presentaban un “vagón-restaurante” en el barrio Los Piletones se vino abajo por exceso de peso, en un accidente que podría haber sido más grave.

El incidente se produjo en el barrio Los Piletones, de Villa Soldati. Se estaba realizando un acto de presentación de un viejo vagón del subte A que fue reconvertido en un restaurante, cuya recaudación se destinará a la “Fundación Margarita Barrientos”.

En el acto se encontraba el Ministro Frigerio, quien es padrino de la Fundación, junto con el Ministro de Desarrollo Urbano y Transporte porteño Franco Moccia, el Presidente de Subterráneos de Buenos Aires Eduardo De Montmollin y otros invitados. Según cialis prix informaron en el Gobierno porteño, “el escenario era un deck de madera que tenía no más de medio metro de alto. Como se subió mucha gente, cedió por el peso. No hubo heridos”.

Posteriormente, en declaraciones a medios periodísticos televisivos, la propia Margarita Barrientos explicó: “Habíamos contratado una empresa para que quedara bien bonito, se rompió la parte de adelante y se vino abajo. Gracias a Dios no pasó nada, fue con suerte”.

El vagón, un viejo coche de madera del subte A, está siendo intervenido por artistas luego de que el Gobierno porteño lo donara para que la Fundación pudiera instalar el restaurante, que recién abrirá al público en mayo.

El interior del coche ha sido restaurado: se han recuperado las maderas y se mantuvieron los asientos originales. Los pisos, en cambio, fueron reemplazados por porcelanato gris. En el techo, en tanto, se incorporó una decoración vegetal, además de persianas americanas. Hay siete mesas imitación mármol para cuatro personas cada una y en el exterior, un deck de madera.

Para el menú del restaurante se está trabajando “con chefs reconocidos”, aseguraron, pero prevén servir “hamburguesas de Brangus con lechuga hidropónica” que cultivan “los chicos que trabajan en la huerta” de Los Piletones.

El diseño del restaurante estuvo a cargo de Salto Diseño en Acción, un emprendimiento de los diseñadores Gustavo Yankelevich y Máximo Ferraro.

Segúnel artículo 12 de la ley 4886, que regula la protección de las históricas unidades, éstas pueden ser donadas, entre otras, “a instituciones sin fines de lucro o fundaciones”. La norma da prioridad a aquellas “con trayectoria en la preservación e investigación de la historia ferroviaria nacional, […] el diseño industrial, y la ingeniería”.

La propia ley establece como condición para la donación que los coches sean expuestos al público de manera accesible, gratuita y periódica y “que se garantice su conservación, preservación y mantenimiento”.