Inspectores de la Agencia Gubernamental de Control decomisaron un vehículo particular que transportaba alrededor de 850 kilogramos de carne, embutidos, tofú y empanados sin la refrigeración correspondiente.

El vehículo fue interceptado por la división de Delitos contra la Salud de la Policía de la Ciudad quienes dieron aviso a la Dirección General de Higiene y Seguridad Alimentaria (DGHySA) de la AGC para labrar las actas correspondientes, analizar el estado de los alimentos y decomisar la mercadería en cuestión.

Se trató de una camioneta Hyundai H1 que se dirigía a un supermercado ubicado en Rivadavia al 2400 del barrio porteño de Balvanera. Además, habían contratado un taxi para completar el traslado de los productos.

Al llegar al lugar los agentes de la Agencia Gubernamental de Control constataron que la mercadería se encontraba a 17ºC sin ningún tipo de cuidado higiénico sanitario, por ello, los alimentos fueron inutilizados mediante productos químicos y finalmente fueron compactados y descartados gracias a la presencia de la Dirección General de Higiene Urbana.

Cabe aclarar que la temperatura de conservación para productos cárnicos es entre 0ºC y 5ºC y que todo vehículo que traslade alimentos en el ámbito de la Ciudad de Buenos Aires debe estar debidamente registrado.

También los inspectores dejaron clausurado el depósito del supermercado al cual iba dirigida la mercadería. La Dirección General de Higiene y Seguridad Alimentaria procedió a decomisar 700 kilos de mercadería sin rotular.